sábado, 21 de mayo de 2016

La coraza. Segunda parte.

Cuando un hombre está realmente interesado en una mujer, debe pensar en lo que ella quiere en un hombre y eso es lo que él quiere ser para ella, porque quiere que captar su atención y apreciacia sus encantos femeninos a la espera de ser correspondidos. Él acoplará su comportamiento para asegurarse que él es el escogido por ella. Una vez que ha conseguido lo que quiere no tiene ninguna razón para cambiar lo que está haciendo. Eso está bien si lo que está haciendo es lo imposible para complacerla, pero no si él está haciendo el vago. Dar a un hombre rieda suelta a su egolatría y su egoísmo y va a seguir así siempre. Haz que elegir entre los dos trabajar para captar su atención y relajar su actitud. La terapia de comportamiento es muy útil para este propósito de evitar que se relaje. El incentivo para un hombre es la expresión del placer de una mujer y su reprobación cuando sale de su zona de confort para tratar de seducirla.
La mujer debe expresar su satisfacción cuando él lo hace bien y es la clave para mantener en funcionamiento la realción. Que la satisfacción y el placer como una respuesta a él son señales que en él sólo tendrán éxito en hacerse más importante para ella. Todos los hombres, sin embargo, son propensos a caer en los modos egoístas y en relajarse una vez conquistada a la mujer. Si creen que no pueden ser lo que quiere una mujer, se conforman con una atención relativa de la mujer. A menudo, las mujeres, inconscientemente, pueden reforzar un mal comportamiento en un hombre, permitiendo o tolerando una poca o escasa atención hacia ella.Mantener a raya el mal comportamiento es importante. Aquí es donde su honestidad acerca de cómo sus comportamientos se encienden o apagan viene muy bien, si se expresa en un aumento o disminución de su interés. Una de las mejores formas de desalentar un mal comportamiento, para poner de relieve su falta de interés, es el castigo por su actitud irrespetuosa de la manera que más le convenga a ella. Si se queja de su cocina, por ejemplo, que cocine él a la noche siguiente, o vaya a cenar con un amigo. Si te toma el pelo o hace chistes a tu costa, mirarlo como si estuviera hablando raro y actua de forma inusualmente extraña, entonces pospon tus planes del sábado por la noche con él y salir con tus amigas en su lugar. Será mucho más divertido que él. Si mantiene sus actitudes personales, o presiones para cambiarlas, a veces hay que cortar su tiempo con él. O reclamar que necesitas toda la cama para tí pues tienes que levantarte temprano por la mañana y necesitas el descanso después de una noche de recordatorios sutiles que tienes otras cosas que puede hacer y es así en general se trata de ejercer cierta presión a un hombre ante su acto de indiferencia. Si se repite cualquiera de estos comportamientos negativos, decirle directamente lo que no te gusta de lo que está haciendo, y qué comportamiento desea de él en su lugar. Si persiste a pesar de tus advertencia, decirle que necesitas un tiempo para que puedas volver a evaluar la relación, y entonces ignorar sus llamadas. No discutas. Necesitas tu espacio y un cierto enfriamiento de la relación. Él se arrepentirá más tarde o más temprano. Una mujer no tiene que ponerse nerviosa ni sentirse molesta por dar a un hombre una lección. Dale sólo una opción. Da tiempo a que el se calme y vuelva a pensar su enfoque y le da tiempo para hacer algo que disfrute su lugar.  Dile lo que deseas de él en lugar de quejarte, valora el tipo de comportamiento que te gusta, y ponlo en práctica. Cuando lo hace a tu satisfacción, reforzar esto con algún elogio. Entonces, demuestrale que él puede ganar de nuevo tu confianza, le asignas una tarea u obligación desagradable como castigo por haberte alterado. Te puede limpiar los baños, ir a comprar compresas, o agacharse para recibir una zurra o poner tus bragas en su boca, como en la imagen de abajo. Te sorprenderás de lo bien que te sentirá una vez que se logra esto como muestra de su compromiso por el cambio de su actitud. Y a la vez que él lo padece, se sentirá mucho más optimista acerca de tratar de ser el hombre que tú deseas, ahora que tiene una forma de compensar sus posibles fallos y puede empezar de nuevo con un borrón para tí.
A medida que un hombre cree que puede ser lo que una mujer quiere, y sabe que ella no va a tolerar nada, más se va a tratar de trabajar para conseguir su atención positiva en lugar de la atención negativa. De hecho, la asignación de tareas domésticas en un hombre benefician, en especial la relación, recuerda de mostrar una atención positiva cuando las lleva a cabo, refuerza esta dinámica positiva, el aumento de tu confianza y satisfacción con él va a aumentar su sentido de la aventura en ti agradable .  Estos son sólo conceptos básicos, por supuesto. Una mujer puede desarrollar sus propias estrategias a lo largo de estos mismos principios, de acuerdo con lo que sabe acerca de su pareja, y la relación se enfrentará a su propio estilo de resolución de conflictos y el romance. El entrenamiento de un hombre por una mujer trata de conseguir el máximo provecho de su hombre para la construcción de la intimidad en la relación, lo que le obliga a salir de su situación de privilegio o relajación y permitaa que pueda llegar a conocer y relacionarse con ella más intensamente. Ayudándole a liberarse de esos mitos ridículos corporativos y la negación personal que hablámos en la primera parte de este post, le ayudas a confrontarlo con su deseo y atracción por tí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario