viernes, 14 de octubre de 2016

¿Do ut des?

¿Do ut des?
Enviado por aportación de C. O.
No, no y no. No puedes hacer absolutamente nada para ganarte un orgasmo.

Que has sido buen chico, obediente, has hecho las tareas domésticas, has servido y complacido a tu esposa en todo... Y, ¿crees que esto merece recompensa?

No has entendido nada. Esto no es un comercio, ni una transacción. Someterte a ella y servirla es la sublimación de tu líbido. Así es y así se queda. No hay contrapartida. El orgasmo depende única y exclusivamente del capricho y voluntad de tu esposa. De nada más. Que ella, de vez en cuando,  desee aliviar tú tensión o le guste verte gemir como un poseso o permita que recuerdes como es..., esos son sus motivos, libres e incondicionados. Da gracias por ello.

Si el orgasmo fuese una recompensa o un pago por los servicios prestados eso acabaría generando un derecho a tenerlo y tu esposa solo seria la mera administradora de ese derecho, es decir, controlarias tú y no ella. Y se trata exactamente de lo contrario.

Nada de “te doy para que me des”. Tu esposa no está inmersa en tu bucle de orgasmo contra sumisión y sumisión contra orgasmo. Tu esposa es la salida de la espiral sin fin. Ella es la solución.
No es tan complicado entenderlo. Si para que desarrolles tu sumisión a ella te ha de mantener en castidad y, al tiempo, te ha de compensar tu sumisión precisamente excepcionando la castidad... Tu mujer se metería de cuatro patas en el cínculo sin fin de tu sexualidad contradictoria e ineficiente.

Olvídate. Por su bien y por el tuyo, tu sexualidad comienza y acaba con el deseo frustrado y su superación en servidumbre y entrega. Punto. Por su bien y por el tuyo, el climax de tu placer sexual pertenece enteramente a tu mujer, es parte de “su” sexualidad no de la “tuya”. Y punto. Ambas cosas están en planos distintos, ni se encuentran ni se compensan.

Entérate: no hay “do ut des”. Deja de darle vueltas y buscar subtefugios, no pierdas el tiempo y ves a barrer la cocina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada