domingo, 16 de octubre de 2016

El recordatorio

Darle unos azotes a fondo a veces no es suficiente.

Pon tu mano entre sus piernas y agarra sus bolas con fuerza, y les da un tirón firme a medida que los aprietas. "Promete que nunca se te olvidará de hacer la cama otra vez y dejaré de apretarte los huevos"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada