martes, 25 de octubre de 2016

La vida de Maria 4.

Relato
La vida de Maria 4.
-Que te pasa María, estas cachonda? Te pones caliente, sintiéndote como una chacha? Jajajajajajaja… Ven al salón y dime que te pasa..!!!
Se sentaron los dos en el sofá , me puse frente a ellos de pie y empecé a explicarme
-Sí, Señora. Su perra, chacha i sumisa María está caliente. Nunca antes me había sentido así Señora. El tener que hacer lo que Usted me diga y obligarme a ello, hacen que me caliente mucho. Tener que estar desnuda, y antes vestida de chica, el que este su marido viéndome asi… aun me siento mucho más humillada y caliente.
-Te gustaría tener tu polla a mano, bien tiesa para masturbarte, verdad? Como hacías antes. Pero ahora es mía. Hago con ella lo que quiero y solo disfrutaras si yo quiero.
-Mi mujer sabe elegir. Yo estoy curado de sustos. Me gusta que te sientas bien con nosotros. Sé seguro que harás todo lo que se te pida para satisfacer a mi esposa y a mí. Eres suyo desde siempre y se todo de ti. Eras un cerdo con lo que hacías, pero ahora, serás una buena chica. Yo no estaré siempre, ni ella tampoco. Dependerá de nuestras faenas y de los días que vengas. Los dos te vamos a tratar lo mejor posible, pero humillándote y haciéndote sentir que eres una sumisa.
- Pocos tienen la suerte de encontrar una casa y poder realizarse como tú. Ya ves que mi marido está de acuerdo. Estos días, prepararemos una serie de normas y acciones, por escrito, para que el sábado, cuando vengas, las revises y las firmes. Mañana no vendrás, pero hoy te llevaras la ropita con que has tomado el sol y lo haces en tu casa un rato. Quiero que estés bien bronceada. Repasa tu cuerpo y déjalo sin un pelo. Ahora túmbate en el suelo, con las piernas bien abiertas.(Cogió un trozo de tela grande y me cubrió del cuello para arriba. No veía nada.) Ahora acaríciate toda, sin olvidar tu jaula. Caliéntate.
Note que más de dos manos, que no eran mías, también me tocaban. Yo estaba ardiendo, suspiraba.
-Asi me gusta Maria, quiero verte ardiendo y sufriendo. Te he tapado la cabeza para que no me veas pues me estoy desnudando, para que mi marido me folle. Está muy caliente y me va a follar como un toro. Y con lo caliente que estoy hare que se corra como un loco. Tú, escucha, óyenos, tócate y jódete…jajajajajaja
Los oía besarse, gemir, lamerse tocarse … lo estaban pasando de maravilla y yo no paraba de tocarme y sacudir la jaula con ganas locas de correrme. Además no paraban de comentar… Esa puta no tiene polla… no se podrá correr… tu si eres un macho… tú eres una calentorra… nosotros disfrutaremos .. Estaba por sacarme el trapo y empezar a tocarla a ella que cada vez gemía más… Se corrieron y disfrutaron como locos. Me ordenaron seguir y se fueron a la ducha. Al volver yo seguía acariciándome y aporreando la jaula.
-Basta ya, María. Levántate, sácate el trapo de la cabeza.
Lo hice y vi ante mí un condón con leche. Me ordeno, ella, abrir la boca. Al no hacerlo al instante, note una bofetada considerable, que salió de su otra mano. Su marido se reía y ella también. Me lo volvió a ordenar. Yo empecé a abrirla, al ver su intención de darme, otra vez. Puso todo el condón en mi boca, entero y lo agarraba solo por la puntita.
-Ahora quiero que seas muy putita. Eres una puta y lo vas a saborear. Lámelo y chúpalo. Sácale todo el jugo.
Me costaba mucho pero, lo hice. Ella fue tirando y dándome animos, hasta que salió todo limpio.
-Así me gusta. Ya te dije que te trataría bien, pero debes obedecer, María. Y la primera faena de una sumisa como tu es tragar leche. No es de maricones, el tragar leche. Es faena de toda mujercita como tú, María. Ve a ducharte con agua fría. Vístete con lo que allí encuentres y vuelve.
Lo hice y vi que estaba mi ropa, con un tanga muy bonito. Me vestí, tiritando y fui con ellos.
-Ahora te iras. Quiero que medites mucho mañana y el sábado podamos cerrar el trato. Apúntate todo lo que esperas y deseas. Luego contrastaremos con lo que nosotros haremos. Que sepas que eres mío, (nuestro) y lo serás después. Mío en todo. TODO. Medita y nos veremos el sábado. Besanos los pies y puedes irte.
-Meditare todo lo que pueda y anotare todo lo que se me pase por la cabeza. Muchisimas gracias.
Me arrodille, les bese los pies, me incorpore y me fui.
Continuara…

2 comentarios:

  1. Q maravilla, ojala encontrase un matrimonio asi.

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso, ojala encontrase un matrimonio así y maduro.

    ResponderEliminar