martes, 25 de octubre de 2016

Un pequeño secreto.

El pequeño secreto para la pasión no decaiga, para que la magia no desaparezca (aunque no es para todos) es el control de castidad. 

Su vida de fantasía no disminuye, sólo que ahora ya no se desvía de su esposa. 

Con el porno a un simple clic de ratón, o en el móvil, demasiados maridos, técnicamente fieles, ceden a la infidelidad imaginaria. Y, a riesgo de sonar, la masturbación, crónica, en solitario y reservada, puede robar a un matrimonio mucha de sus energías ... Así que, señoras ... encierrenlos ... 

Estimular, provocar ... y los orgasmos son para vosotras ... pero casí siempre negar el orgasmo y controlar su castidad ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada