jueves, 10 de noviembre de 2016

Consulta al blog.

PREGUNTA: Estoy intrigada por esta idea de castigar a mi esposo y controlar sus orgasmos. 
Me siento confusa y veo contradictorio que él quiera que le niegue aquello que desea. Por una parte, me parece fuerte la idea que me planeta de ponerlo sobre mis rodillas y darle unas zurras porque él quiere que yo le domine (él tiene ese fetiche sexual) y por otro lado me pregunto, si me pide esto porque él no me quiere a no entiendo que él cambiará su comportamiento por una zurra. Lo siento, no lo entiendo. Si él quiere que le haga estas cosas, entonces parece que sólo debería hacerlo cuando se haya portado bien - como una recompensa. Si realmente quiere que le niegue orgasmos entonces debería hacerlo como una recompensa en lugar de como un castigo.
Y por otro lado si él quiere que le domine y tengo que hacer esto o aquello, entonces es él que domina, y no yo.
 ¿¿¿Me explico??? 

RESPUESTA  Esta pregunta se la hacen muchas mujeres, cuando su pareja les manifiesta el deseo de experimentar algo de lo que se conoce como Disciplina Doméstica.
Tienes razón, es una paradoja y sólo puede entenderse como tal. Es tan complejo como sencillo. Tiene que ver con la diferencia entre la fantasía y la realidad. En su mayor parte, nuestras fantasías son tales que realmente nos gustaría que se hicieran realidad. Las fantasías sexuales son otro asunto. Aunque algunas de nuestras fantasías sexuales involucran cosas que queremos que sucedan, algunas implican cosas que realmente no nos gustaría que sucedieran en la vida real. Recuerdo un enamoramiento que tuve con un maestro en la escuela secundaria. Una noche soñe que estaba de pie delante de él en su clase con sólo mi sujetador y bragas. Durante meses he fantaseado sobre eso. ¿Realmente quería que esa situación tuviera lugar? NO. Me habría resultado muy humillante en ese momento. ¿El pensamiento realmente me excitó? Seguro que sí. Esto es cierto debido a la vulnerabilidad inherente en el sexo. Tu esposo quiere ser vulnerable a tí. Tu esposo tiene miedo de ser vulnerable a tí. Tu marido quiere que lo controles. Tu marido teme ser controlado por tí. Tu esposo quiere sentir la sensación de ser regañado y azotado por una mujer fuerte y autoritaria. Después de un par de zurras fuertes en las nalgas, no va a querer que le pegues más. El hecho es que él necesita aceptar un par de cosas sobre el matrimonio.
UNO: que él no puede vivir en un matrimonio como si fuera un soltero - haciendo lo que él quiere cuando él quiere.
DOS: que sentirse lo que es ser vulnerable a tí para tener una relación más íntima y experimentar cosas nuevas.
La disciplina doméstica satisface estas necesidades de la única manera que él puede aceptar plenamente. Puede aceptarlo porque utiliza una fantasía sexual profundamente arraigada en su mente para lograr su fin.
Cuando una esposa intenta controlar a su marido sin ceder a esta fantasía, se resiente y se resiste a ella. Cuando ella lo controla accediendo a esta fantasía, él aprecia y coopera con ella. Dicho esto, cabe señalar que hay un pequeño porcentaje de hombres que realmente disfruta del castigo real.
El hombre si es un masoquista disfrutará siendo azotado no importa lo duro que le pegues. Tú sabrás si tu marido está en esta categoría si su comportamiento se deteriora después de iniciar la Disciplina Doméstica. Aunque casí todos los hombres desean experimentar sus límites a veces y parecen deseosos de provocar la disciplina ocasionalmente, vas a encontrar que probablemente tu marido es muy cuidadoso de no provocarte una zurra por lo menos en una semana o más, así después de una buena dura sesión, él va a sentir tu poder. Con el tiempo, se olvidan de cómo de dolorosos son los azotes y a veces se necesitan recordatorios periódicos, pero el hombre fuertemente masoquista va a estar "pidiéndolo" casi constantemente, y eso es mucho más infrecuente que pase. Si tu marido es como que tú crees, tal vez es mejor ofrecerle las zurras como una recompensa y indicarle las cosas que tiene que hacer para ganarse una. La mayoría de los hombres, sin embargo, no son de esa classe, y lo quieren ver como un castigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada