miércoles, 15 de febrero de 2017

Una pequeña sorpresa para Luis

Cuando conocí a mi novio nunca esperábamos que llegaríamos a tener una relación de esta manera, al principio éramos una pareja normal, nos conocimos en una fiesta de unos amigos en común y cuando lo ví, le pedí que fuéramos a bailar, y me sorprendió que en la pista de baile se dejó llevar por mí, desde ese momento comprendí que podría llegar a tener una relación especial con Luis, sus ojos me dijeron que le gustaba que lo guiara y más tarde al salir de la fiesta fuimos a una discoteca para continuar con una preciosa noche en la que terminamos en su apartamento en una deliciosa noche de sexo. Seguimos saliendo a comer, a cine y básicamente yo era quien decidía el plan de cada noche. No era algo acordado, pero él me cedía la iniciativa en la mayoría de las decisiones, simplemente aceptaba que yo fuera quien las tomara. Esto nunca me molestó, vivíamos felices así y después de un año fuimos a vivir juntos, alquilamos un buen apartamento en un exclusivo sector de la ciudad y comenzamos una nueva vida construyendo una relación sólida. Nuestros trabajos nos permitirán tener ciertos lujos y nos gustaba viajar mucho, pero también por nuestras vidas laborales fuimos abandonando un poco nuestra vida sexual, no era tan intensa como antes, cada vez nuestros encuentros amorosos eran más lejanos, hará creí que él me estaba engañando y un par de veces le hice reclamos por esta situación, me juró que no era así y que me amaba, culpó de la situación al estrés del trabajo. Tratamos de mejorar este aspecto, pero unos meses después volvimos a caer en lo mismo, hasta que una noche entré en el estudio de nuestro apartamento, donde supuestamente estaba terminando unos informes de trabajo, para llevarle algo de comer y lo descubrí con su mano acariciando su pene mirando una página de pornografía en la computadora, sentí que ya no me quería y prefería masturbarse a tener sexo conmigo, me enojé muchísimo y dejé de hablarle por una semana, incluso llegué a plantearle a una de mis mejores amigas que quería separarme de él, pero Clara, mi amiga me recomendó algo que me dejó perpleja, una solución que nunca se me hubiera ocurrido, controlar su hábito de masturbarse para salvar nuestro matrimonio. Yo no tenía ni idea de cómo podría lograr eso y me recomendó algo que yo creía que era un mito, un artefacto que era utilizado en la edad media para evitar la infidelidad de las esposas de los militares mientras estaban fuera de casa luchando en la guerra. Al oír el nombre del aparato ese, sentí un escalofrío, no podía creer que eso existiera en la actualidad y menos aún que alguien pudiera fabricar masivamente tal instrumento de tortura. Pues Clara me mostró en varias páginas de internet algunos estilos e incluso relatos de gente real que le daban un uso a un cinturón de castidad moderno, de hecho siempre pensé que eso se había inventado para que lo usaran las mujeres, pero había una gran cantidad de modelos para controlar el sexo de los hombres.

Decidida a recobrar nuestra relación y darle un nuevo aire a nuestra vida sexual, le planteé a Luis que si quería continuar a mi lado debíamos controlar sus hábitos manuales, sorprendido por lo que le estaba diciendo me dijo que no quería perderme y que estaba dispuesto a salvar nuestra relación, estaba muy apenado por lo que había estado hacia mis espaldas y me dijo que aceptaba lo que yo quisiera para que me quedara a su lado. Entonces le dije que no podría volver a masturbarse o tendría que tomar medidas estrictas aunque no le hablé del cinturón de castidad. Clara me habló también de un blog en el que ayudan a mujeres en mi situación y entonces me inscribí en él puesto que sólo se puede acceder por invitación y es sólo para mujeres. Recibí muchos consejos y puse una cámara oculta en el estudio para vigilar a Luis mientras estaba solo en casa. Las dos primeras semanas de nuestra nueva relación fueron llenas de buen sexo y se volvió muy atento, pero luego volvimos a caer en el abandono paulatino de nuestra vida sexual. Revisé las grabaciones de la cámara y lo descubrí de nuevo jugando con sus manos. Me enojé mucho y en el blog me dieron varios consejos para lograr remediar la situación, con la ayuda de Clara y el blog de castidad para mujeres encargué una jaula de castidad metálica de la cual era imposible escapar ni tocarse. Una vez recibí el pedido de la jaula, pedí la ayuda de las mujeres del blog para encerrar el pene de Luis sin que fuera algo demasiado traumático para ninguno de los dos.

Con la jaula en mi poder y un poco de mi encanto femenino, una noche le propuse algunos juegos a los que Luis no se negó, lo até de manos y pies a la cama y su erección me dijo que esto lo gustaba, él estaba sorprendido cuando comencé a tomar su pene con mi mano y luego lo llevé lentamente a mi boca, le pedí que aguantara sin correrse hasta que yo le dijera, se dejó hacer y mi sexo llegó a su boca recibiendo el placer de su lengua por un muy largo rato, tuve varios orgasmos y Luis me reclamó que él también quería tener el suyo, entonces destapé mi primera carta y le mostré el vídeo de la cámara del estudio, su cara de vergüenza lo dijo todo, lo tenía en mis manos, en ese momento le dije que estaba muy decepcionada por su engaño y le recordé lo que le dije algunas semanas atrás, tendría que tomar medidas extremas para salvar nuestra relación. Atado como estaba le mostré mi nuevo juguetito y sus ojos se abrieron como queriendo salirse, entonces comencé lentamente a poner el anillo rodeando sus testículos luego de poner bastante lubricante, con algo de dificultad y bastante hielo logré bajar su gran erección para poder poner la jaula en su lugar para cerrarla con la llave especial, pues el modelo que me recomendaron en el blog no lleva un candado sino un sistema que resulta imposible de desbloquear sin la llave que de ahora en adelante iría colgando de una cadenita en medio de mis senos. Le expliqué a Luis que de esa manera nuestro amor tendría algún futuro, pues de ahora en adelante yo controlaría sus orgasmos y hasta su erecciones, nunca volverás a masturbarte sin mi permiso, le dije, trató de protestar pero le advertí que era esa la única forma de que me quedaría a su lado. A regañadientes terminó por aceptar mi control.

La primera semana lo desbloqueé cada noche y tuvimos sexo como nunca, y de nuevo a la jaula, aunque me dijo varias veces que eso no sería necesario, que ya había aprendido la lección, pero según las recomendaciones del blog, no debía ceder a sus súplicas y seguir adelante con el control de su castidad.

Paulatinamente fui espaciando sus orgasmos y multiplicando los míos, esto del control me comenzó a gustar mucho, había mejorado nuestra relación y yo tenía más orgasmos que nunca, Luis se volvió más atento y poco a poco dejó de protestar por la jaula, se acostumbró a su uso y mi control, me ayudaba cada vez más en las labores en el apartamento y prácticamente no me dejaba ni cocinar.

Hace poco del blog salió una iniciativa de un reto para mantener en castidad a nuestros hombres durante un mes hasta el día después del día de San Valentín, por lo que decidí que Luis entraría a ser parte de aquel reto, lo aceptó Y hoy cuando llegó el día en que por fin podría tener su ansiado orgasmo arruinado, que es de la única forma en que le permito correrse, en el blog de mujeres decidimos que se ampliaba el plazo y no sería el 15 de febrero la fecha de la liberación, cuando se lo anuncié sintió que el mundo se venía abajo y así me lo hizo saber, entonces le dije que en cuanto decidiéramos la nueva fecha se lo haría saber. Quiero aclarar que no es que Luis no se haya ganado el derecho a su orgasmo arruinado, es solo que nos gusta la forma en que los hombres se vuelven más atentos cuando no se corren y creo que la decisión que tomaremos será tenerlos en castidad hasta el día 18 de marzo que es el día de los castos. Por lo tanto creo que tendré un mes de muchos orgasmos para mí y ninguno para Luis. Clara también tiene a su marido en castidad y como ella muchas mujeres en el blog están de acuerdo en que esa sea la nueva fecha de liberación.

Será una pequeña sorpresa para Luis, además ya jugó bastante con su mano y creo que me merezco un mes más de atención.

AndyG

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada