martes, 26 de septiembre de 2017

Entrenandose para el Locktober...






Neosteel Masterpiece

Locktober se acerca...

Infidelidad consentida.... Cap 1.


Resultat d'imatges de infidelidad consentidaSostenía el móvil en mi mano sudorosa, mientras el nombre de Paco se mostraba en la pantalla. Mi pulgar descansó en el botón verde de llamada, listo para presionarlo. Miré desde el teléfono a mi esposa sentada a mi lado, mi corazón latía tan fuerte que estaba seguro de que podía oírlo. Sus ojos se fijaron en los míos, era difícil decir lo que expresaban. Todo lo que sabía era que si presionaba el botón de llamada, mi vida cambiaría para siempre, y cualquier amor propio que tuviera iba a desaparecer para siempre. Tenía  que escoger entre comportarme como un hombre, y hacer frente a mi esposa y ser un nuevo hombre en su vida, o rendirme al hecho de que yo la estaba perdiendo, pero trataba desesperadamente de mantenerme en su vida, y tal vez vivir la fantasía que siempre había tenido: la de ser un cornudo... Todo había empezado hacía apenas dos semanas. Mi esposa Julia se había sentado en nuestro sofá, con cara seria, y para ser honesto, un poco triste. Yo me esperaba lo peor. Habíamos estado casados ​​y felices durante diecisiete años, y estábamos bien juntos, excepto en el sexo. Julia siempre ha sido muy guapa, y siempre ha cuidado su hermoso cuerpo. Sabía que tenía mucha suerte de tener una esposa tan sexy. A todos los hombres les encantaba hablar con ella, pero ella no tenía interés en nada de eso. Ella estaba conmigo y eso era todo. Ella había dejado muy claro que no estaba interesada en nadie más. Yo, por el contrario, disfrutaba cuando ella
conversaba con otros. Me encantaba la idea de que hubiera otro hombre para ocuparse de ella. Que le hiciera correrse. Lentamente comencé a compartir estos pensamientos con ella. Ella no los entendía, pero se avino a jugar mientras hacíamos sexo hablando de gente al azar con la que se relajaría si tuviera la oportunidad. Sabía que no le gustaba hacerlo, todo lo que ella quería era tener sexo real conmigo, no verme como un cobarde que no podía defender a su esposa. Inevitablemente, aunque sólo era hablar por hablar y una fantasía, lentamente fue perdiendo todo respeto hacia mí, y ya no me veía como un hombre de verdad, sino como el quejica en que me convertí cuando teníamos sexo, pidiendo disculpas por tener una polla pequeña, diciéndole que ella merecía un hombre de verdad, que no era culpa suya que yo no pudiera satisfacerla. A medida que pasaba el tiempo, dejó de tener sexo conmigo, por completo. No hice nada por cambiarlo. Esto sólo alimentó mi fantasía de que yo no era lo suficientemente hombre para satisfacer a mi esposa, que a su vez brotó dentro de mí de forma aún más intensa. Al final nuestra vida sexual se vio reducida a que yo le daba un masaje en la espalda, y a cambio ella jugaba consigo misma, mientras me comentaba algún encuentro con los compañeros del trabajo, o que ella imaginaba que saldría una noche con alguno, mientras yo me quedaba en casa como un buen chico. Realmente sabía qué botones presionar para que me excitara. Pero así mismo, yo sabía que iba perdiendo un poco más su respeto hacia mí. Pensé que así sería nuestra vida, hasta esa tarde, hace dos semanas, cuando se sentó en el sofá. Ella me dijo que se estaba acercando a alguien del trabajo, que aunque no habían dormido juntos, ella sentía que quería estar con él. Ella no quería engañarme, así que pensé que iba a pedirme el divorcio. Que ya no me respetaba, que no podía verme como un hombre de verdad.... Estaba devastado y le supliqué que cambiara de opinión. Esto era la realidad, y en la realidad no quería perder a mi esposa por otro hombre. Hablamos durante los siguientes días y me di cuenta de que a pesar de que ella ya no pensaba en mí como un hombre para ella, como una pareja sexual, ella todavía tenía sentimientos por mí, y le dolía verme tan molesto. Seguí rogándole que cambiara de opinión. Que se quedara conmigo. Me gustaría cambiar. Detener mis estúpidas fantasías. Pensé que iba a hacerlo algún día, cada vez que lo veía en el trabajo sabía que lo quería más. Ella quería ser tratada como una mujer por un hombre fuerte. Tres días después, ella llegó a casa y me dijo que quería estar con él, que iban a salir juntos a cenar, y ​​luego reservar una habitación de un hotel.
Toda la noche me quedé despierto, llorando por mi polla, tan flácida como la tenía. La realidad que se me presentaba era un asco. Estaba perdiendo a mi esposa y en absoluto era como había imaginado. Al día siguiente hablamos. Ella me dijo que el sexo con él había sido increíble. No supo lo insatisfecha que había estado conmigo hasta ese momento. Yo estaba desesperado por mantenerla en mi vida, y así dejé escapar que si el sexo era lo que ella quería con él, entonces que sólo lo viera para el sexo, pero que se quedase conmigo. Ella dijo que era más que sólo sexo; ella también tenía sentimientos por él. Estaba desesperado, le dije que lo viera cuando quisiera. Que saliera con él; que se acostara con él, pero que no me dejara. No quería pero, de todos modos, en el fondo sabía que la perdería por él al final, aun así la quería en mi vida el mayor tiempo posible. Durante los siguientes días ella continuó viéndolo, nunca hablamos de lo que ella hacía o hablaba con él, y pensé que pronto se cansarían. Jugué al papel del marido ignorante o cobarde. Sin tratar nunca de impedir que ella lo viera, y esperando en casa hasta que ella regresaba a la mañana siguiente. Era como mi fantasía, pero sin excitación para mí. Todo eso cambió esta noche cuando se sentó conmigo y me dijo que había estado hablando con Paco, y que no quería apresurarse en nada, pero que él tenía miedo de que yo lo agrediera, o peor aún, que tratara de agredir a mi esposa, de hecho, él quería aclarar todo el asunto. No quería romper nuestro matrimonio. Fue cuando mi esposa le habló de mí,  acerca de mis fantasías. Que yo le había dicho que podía verlo, salir con él, follar, y no dejarme todavía. Paco no la creyó, él pensó que ella se lo estaba inventando todo. Fue entonces ella cuando tuvo la idea de decirle que yo le llamaría y le pediría que viniera a recoger a mi esposa y que la llevara a pasar la noche. Así que, ahora, aquí estaba sosteniendo su teléfono, listo para llamarle y darle mi bendición para salir con mi esposa. Sabía que una vez que presionara ese botón, mi vida estaría llena de una ofensa real permanente. Ese pensamiento hizo que mi polla se revolviera... Presioné el botón de llamada y miré hacia abajo el símbolo de marcación en la pantalla y por un segundo quise presionar el botón de cancelar, pero en lugar de levantar el teléfono de mi oído, me quedé escuchando el tono de llamada. Miré el rostro de mi esposa, incapaz de distinguir la mirada que tenía, el desprecio, el disgusto, la incredulidad o el dolor. O tal vez todos ellos juntos. Me estremecí cuando el tono de llamada se detuvo y una voz profunda respondió. "¿Hola?" Sabía que era el teléfono de Julia quien lo llamaba, desde el identificador de llamadas, pero ¿realmente esperaría que fuera yo al otro lado? Julia le había dicho que yo le llamaría para pedirle que la acompañara, para darle su bendición a su asunto. Para demostrar que yo no era una amenaza para él. Pero él dudaba que yo lo haría. Quiero decir, ¿qué hombre lo haría? "Hola, Paco", mi voz gruñó, mi garganta estaba seca como la arena.
-Estás hablando con Pablo, el marido de Julia. Hubo un momento de pausa; supongo que estaba sopesando la situación. "¿Sí?" dijo finalmente.
-Julia me ha pedido que te telefonee para ver si estás libre esta noche y puedes salir con ella, por favor-. No sé por qué dije por favor, pero sentí la súbita necesidad de humillarme más aún. Mis ojos se clavaron en Julia, y podía decir lo que ella estaba pensando, que todas esas fantasías patéticas y enfermizas que tenía eran mi verdadero yo. Que había tomado la decisión correcta al conseguir un verdadero hombre, y cualquier duda le había desaparecido al instante. "Bueno, estoy libre esta noche", su voz tartamudeó un poco. No creo que pueda creer realmente la situación. Después de todo, él era un hombre normal, y un hombre normal no aguantaría pedirle a otro hombre que llevara a su esposa a una cita. -¿A qué hora quiere quedar? -¿A qué hora quieres que te recoja? -le pregunté a Julia. Sus sexis labios se entreabrieron en una sonrisa victoriosa. Estaba roto, y ella había conseguido lo que quería, su nuevo hombre con mi bendición. No iba a ser una espina a su lado. No le iba a causar ningún problema, ni enfrentarme a su amante, discutir o tratar de ​​asustarlo. Creo que finalmente se alegró de que yo fuera tan patético. "A las 9:00", me dijo. "Dile que vas a reservar una habitación en el hotel para esta noche." Sentí que mi cara se ruborizaba al repetir lo que me había dicho. "Ok", fue su simple respuesta antes de colgar...
-Bueno, es mejor que me arregle, así que estáte preparado para cuando llegue para recogerme -dijo Julia, poniéndose de pie. -Voy a darme un baño caliente; ¿me traerías una copa de vino, por favor? Y reserva una habitación a mi nombre para dos, asegúrate de que sea con cama de matrimonio.
-Sí - gruñí mientras observaba su cuerpo sexy salir de la habitación. Y yo estaba permitiendo que otro hombre tomara ese cuerpo delante de mi cara, no solo eso, yo le estaba pidiendo que lo  tomara al llamarle por teléfono. Con un suspiro admití por qué. Yo no era un hombre de verdad, y necesitaba que ella disfrutara de un hombre de verdad en su vida. Con ese pensamiento mi polla comenzó a crecer y ponerse dura. Miré hacia abajo empujando mis vaqueros. Soy patético, me dije a mí mismo, y se hizo aún más difícil... Al rato estaba yo con una copa de vino en la mano, golpeando la puerta del baño, me sentí como lo que era, un criado, a pesar de que Julia todavía era mi esposa, en nuestra propia casa. Ella levantó la vista mientras se depilaba las piernas, sus pechos firmes saliendo de las burbujas del agua  como dos islas. Sus labios se entreabrieron en una sonrisa, podría haber sido mi imaginación, pero podría haber sido una sonrisa también. "Gracias", ronroneó. "¿Has reservado ya la habitación?" "Sí, ya está reservada y pagada por anticipado" dije, pensando en la llamada telefónica que acababa de hacer.  Después me agarró mi polla y poco a poco empezó a estimularla no demasiado, no quería hacerme correr. Si lo hiciera, no creo que pudiera soportar la situación de ella saliendo con él. A pesar de que estaba tan increíblemente caliente, empecé a pensar en las verdaderas implicaciones de la situación. Mi esposa quería estar con otro hombre. En lugar de detenerla, la estaba ayudando. Además ella quería dejarle claro a Paco que yo estaba al tanto. Entendí que pronto no habría manera de que Paco soportara que Julia siguiera viviendo conmigo una vez que su relación se consolidara. Y se hizo claramente evidente que yo era un completo patético y que lo que ansiaba me destruiría. Qué hombre, ¿no?

Me veía afectado por mi propia manera retorcida de pensar. Estaba sintiendo una perversa alegría ante una mala situación, que iría a peor para mí. Estaba perdiendo a mi esposa, pero eso me excitaba. Sin embargo, esto era todavía producto de la fantasía entre mi esposa, Paco, y yo. Por desgracia, dudaba que pudiera permanecer así, como fantasía, mucho tiempo. ¿Y cuando su hermana se enterase de que vamos a separarnos? Ella siempre había sentido debilidad por mí, incluso coqueteaba un poco conmigo. Ella se enfadaría con Julia si ella me dejaba por otro hombre. Claro que, para defenderse, Julia le contaría mis fantasías y cómo yo había bendecido su aventura llamando a Paco. Me sentí humillado. ¿Qué pensaría su hermana de mí entonces? Estos pensamientos seguían pasando por mi mente mientras miraba a Julia en el baño. Ella cerró los ojos y se molestó. "Deja de mirar, no creo que sea apropiado que estés aquí mirándome así. Baja las escaleras y ordena el comedor para cuando llegue Paco." Sus ojos miraban en dirección a mi erección, haciendo gestos con su cara bonita, con una mirada de disgusto. "Patético", declaró. Rápidamente me fui, mi rostro enrojecido de vergüenza mientras ordenaba el comedor. A decir verdad, era bastante ordenado de todos modos, pero siempre hay cosas que repasar, y mientras tanto sentía mi erección palpitante provocada por la visita de otro hombre y me llenaba de emociones poderosas, a pesar de que realmente esperaba que él no pisara nuestra casa...

continuará.

Pontelo!!

En casa

Sin quitar la jaula...

video

Ropa demasiado ajustada....

Margelloise.

Cinturón vs. jaula

Una de las ventajas del uso de cinturones respecto a las jaulas es que son más seguros.

Con el cinturón es mucho más difícil que el hombre pueda tocarse y llegar incluso a liberarse como sucede con las jaulas con más facilidad. Aunque la opción más segura es con un piercing.

Minimus...

Simbolismo


La elección de la Castidad es una decisión fundamental en tu filosofía sexual.
Llevar jaula simboliza un gran viaje.
La castidad existe en parte para adornar y enriquecer, no para crear un sentido artificial de resistencia.
Cuando uno usa una jaula de castidad en su pene es una definición física de un propósito más allá de la destreza y la virilidad. Igualmente fuertes son los efectos psicológicos creados en tu mente porque usar jaulas de Castidad es a la vez un símbolo de lo que ves y lo que no ves en ti mismo.
Estar en una jaula de Castidad cuando se hace realmente en la práctica ya no es una fantasía, es una realidad definitoria.
La jaula es un velo simbólico en el que ocultas tu naturaleza animal, te escondes de tu propia imagen, te escondes de las mujeres ... y tal vez de otros hombres...

lunes, 25 de septiembre de 2017

Con sonda uretral...


Rebeca III

Cuando terminamos la luna de miel, tenía la esperanza que Paco saliera de nuestra vida, pero como vivía en la misma ciudad y trabajaba en el mismo sector que Rebeca, resultó imposible ignorarlo. Realmente Rebeca no tenía ninguna intención de dejar de verle. Enseguida me dejó claro lo que iba a ser la norma de mi matrimonio con ella. Ella podría tener amantes mientras a mi me mantenía en castidad. ¿En qué clase de matrimonio me había metido? Yo era su marido obediente, no tenía que trabajar. Era el papel que yo tenía asignado. La vida sería buena para mí pues no me faltaría nada en el aspecto económico, tenía un coche de lujo y podía seguir jugando a la consola. La verdad es que disfrutaba satisfacer a mi esposa, estar entre sus piernas en cualquier lugar de la casa. El sexo entre nosotros seguía siendo maravilloso a pesar de que mi miembro permanecía enjaulado a la espera de su libertad. Al volver de la luna de miel, ella había comprado un cinturón de castidad, que se abrazaba a mi cintura y actuaba como si fuera un corset. Era más cómodo de usar, pues las bolas quedaban libres pero tenía que orinar sentado bajando un tubo de goma que tenía el cinturón. Ella quería que yo no me masturbara a su espalda.
El ritual normal era atenderla cuando llegaba a casa después de su trabajo. Le ayudaba a desabrochar cuidadosamente su blusa mientras conversábamos sobre el día en que ambos habíamos tenído.Mientras ella estaba en el baño me encargaba de poner los toques finales a la cena y ponía la mesa para cenar. Me gustaba volver cuando ella estaba terminado y ayudarla a secarla suavemente con nuestras suaves toallas. Ella se dirigía a la habitación para ponerse su pijama y regresaba a la cocina donde yo tenía la mesa puesta.
Después de cenar normalmente conseguía que Rebeca tuviera un estado de ánimo suficiente para que me permitiera que la lamiera hasta el orgasmo. Los domingos por la noche eran mis favoritos, ya que significaba que ese día me desbloqueaba. Una vez al mes me permitía tener relaciones sexuales completas, pero ella nunca parecía disfrutarlo mucho y simplemente yacía allí mientras me decía que era mi regalo para ser un buen marido. Otras veces le encantaba burlarse de mí y quería que me corriera sin tocarme. A menudo ella se sentarba en mi cara con mi polla libre y gritar cosas realmente desagradable acerca de Paco follando con su polla enorme para ver si mi pene se corría por sí solo. Era su manera de ponerme a prueba, para ver cómo lo manejaría si un día trajera a Paco a nuestro hogar conyugal.
Mientras ella yacía encima de mí, las humillaciones comenzaron. "Dios me encanta controlar tu pequeña polla. Quiero encerrarte por más tiempo solo para ver lo cachondo que puedes llegar a estar. Hmmm,
 ¿Qué pasaría si te encerrara dos semanas más la próxima vez, y llegas al mes y medio. ¿Cómo de dura se te pondrá si hiciera esto? ¿Se te pondría tan dura como cuando Paco estaba follando a tu esposa delante tuya? "
Todo el tiempo seguía lamiendo sus labios mientras que la polla permanecía libre al aire. "¿Tu pequeño pene se pondrá como cuando me vio como a mi coño le follaba una polla de verdad?" Le lamía más rápido y más rápido con la esperanza de que ella agarrara mi polla que ahora estaba anhelando solo su toque. "Por favor, toca mi polla", le rogué. "No no no. Quiero que te corras antes. Yo me corro primero y luego te corres tú ... SIEMPRE ... tu pene parece muy duro. ¿Parece que está a punto de explotar cuando pienas que otro hombre esta follando a tu esposa? Porque si lo hace voy a tener que llamar a Paco para que con su gran polla venga aquí el próximo domingo en tu próxima liberación ... no te atrevas a eyacular sólo por pensar en eso ... .ooohhhh. Le lamía más rápido y más rápido y ella estaba cerca de su orgasmo. Yo estaba a punto de correrme sin tocarme.
"Ooooh voy a correrme. Correté conmigo nene. Correté y te prometo que llamo a Paco por ti y lo traré aquí para que puedas verlo follarme ... Te lo prometo ... te lo prometo ... AAAAAHHHH, "ella vino y empezó a montar sobre mi rostro. Yo estaba en el nirvana y lo sentí pero me corrí. En mi pene fluyó suavemente semen de mi pene. Había fallado la prueba y ella iba a llamar a Paco a nuestra casa por primera vez..... Continuará

Falta una semana para empezar el curso de empleadas de hogar.

Compromiso de castidad.


Como feminizar a tu pareja.

El hecho de feminizar a un hombre debe ser por alguna razón. A veces es por deseo de él, otros por tema de facilitar la vida hotwife o los cuernos, al no ver como un rival el corneador al marido. Sea por una u otra razón estos consejos son para aquellas mujeres que sus parejas les han mostrado interés en que les ayuden a ser feminizados o entienden que es lo mejor para que la relación de pareja continue..
A veces aunque él te haya manifestado su deseo de ser feminizado, eso no significa que deje de ser heterosexual. Es más común de lo que crees. Sólo en carnaval fíjate la cantidad de hombres que aprovechan para vestirse de mujer.
Lo más fácil que puedes hacer si te propone eso es decirle que te referirás a él en femenino y que las pajas se han acabado. La masturbación para él ya no es posible con esto que te propone. Tendrá que encargarse de todas las tareas del hogar para que tu veas que esto va en serio.

También puedes acordar con él que la feminización sea durante un fin de semana, o una temporada o sin fecha.
He aquí uno consejos prácticos para llevar hacerlo realidad:
1- Cámbiale su vestuario. El primer paso es retirar del armario y mesita de noche sus ropas masculinas, en una primera fase todos sus calzoncillos y calcetines deben ser retirados, mejor si se tiran a la basura. Esto es importante para establecer en su mente que el cambio va en serio. Su armario debe ser equipado sólo con ropa de mujer. Los calcetines deben ser retirados y cambiados por medias y pantys o como máximo unisex. Debes evita el algodón en las bragas, él debe usar tejidos usados exclusivamente por las mujeres, y decorados con encajes, volantes, cintas, lacitos y corazones. El primer paso es su ropa interior masculina, la cual debe ser retirada TOTALMENTE del dormitorio. La ropa masculina si no la quieres tirar la puedes encerrar en una maleta cerrada con un candado. 
De ahora en adelante, su ropa interior sólo será femenina, ademàs de tener que usar medias finas de mujer, 20D o menos, si es posible que sean de espuma, nylon o lycra/spandex, u otro material bien suave y sedoso,(seda). Deben ser de su talla y debe ser él el que tenga que ir a comprarlas y que se aseguré bien que sean de su talla. Sólo eso alterarà sus sentidos,....las caricias de estos materiales suaves sobre la piel de tu sissy, trabajarà continuamente en su cabecita.
Luego cuando esté en casa, también conviene que empiece a usar un corset, bien ajustado pero sin que apriete pues si no le será muy incómodo. El estilo es a tu antojo. Envolver su cuerpo con tejidos femeninos muestra lo bien que se siente en su piel.. Otra pieza indispensable es el sujetador, también de su talla, en las tiendas venden extensores que pueden ser de gran ayuda si el sujetador le aprieta demasiado....Estas prendas son las bàsicas de uso diario en casa.
Tambien es conveniente que junto al sujetador el uso de protesis mamarias.
Si existe la posibilidad de que las use permanentemente debajo de su ropa habitual para salir a la calle, o en ciertos momentos, como salir a cenar, etc., mejor, aunque eso valoralo tù,( el clima frío permite el uso discreto del sujetador, incluso el corset para salir a la calle con todo èsto debajo sin que se note a simple vista, y con lluvia aún mejor.
Segùn la fase de feminizaciòn en que "ella" se encuentre,( igual mantendrà su cabecita ocupada tratando de que no se den cuenta de lo que lleva puesto debajo de la ropa), pero con el tiempo debe aceptarlo y entender que es normal, y no pasa nada.
Ya el resto de la vestimenta, bueno eso depende del look que quieras darle en cada momento, todos los estilos son combinables,( puede ser tu sissymaid con estilo rosa, y a la vez, las ropas sean muy cortas que le dé el aspecto de ser tu putita personal, hay que lograr que su cabeza asocie, lo agradable, lo placentero que resulta usar las nuevas ropas, y eso irà creando un reflejo condicionado de dependencia y deseo por seguir sintiendo esa placentera sensaciòn todo el tiempo,( en nuestro cerebro hay un enorme àrea destinada al placer el deseo y la saciedad,es un área muy primitiva y siempre tiene "hambre de; màs y màs"..), por eso lo del uso de telas suaves como la seda, satin, tafeta, voilê,gasas,( gasa cristal), lycras y otros.
Si la vas a poner a usar uniformes de sissy maid, no olvides las enaguas( llamadas tambièn combinaciones, que pueden ser: enterisas( largas a la rodilla o debajo de ellas dependiendo si el uniforme serà tradicional, restrictivo o sissy prissy), o media enagua, o el uso de las tan conocidas "petticoats", es una enagua corta, o larga pero con muucho màs vuelos y volúmen).

2.Calzado.( entra dentro de las vestimentas diàrias, ya sabes, depende de si va a estar en casa,( puesto que tu " chica", no ha salido aùn del "armario"..y los tacones es una cuestiòn de entrenamiento. No se puede poner unos tacones de más de 5 centímetros más de una hora si no está bien entrenada, pues luego le causará mucho dolor en los pies. Hay que empezar sin ambición, por unos zapatos femeninos pero muy bajitos con poca cuña o tacón, y con el tiempo se irá subiendo el tacón hasta alcanzar la altura deseada, practicando por lo menos diàriamente al menos unas 4 a 6 horas como mìnimo, para tener suficiente pràctica y cada mes ir subiendo aproximadamente un centímetro el tacón. El estilo, a tú elección, las tipo sandalias y las correas al tobillo, quedan super sexy!!. pero depende de la ocasiòn y del estilo que le quieras dar.
3. Vestidos
Además de las bragas y sujetador, vístelo con faldas en casa. Nada debe interponerse entre las prendas ahora, excepto sus bragas para ti. Si le obligas a salir con ropa interior de mujer bajo su ropa de hombre, le haces saber que no hay refugio fuera de casa. Lo que lleva debajo debe ser lo más delicado y la lencería más femenina posible, para equilibrar cuando esta en casa, como cuando esta fuera.
4. Pantys en su polla. El hombre en castidad que no use jaula puede emplear este método que consiste en esconder su pene. El hombre se siente orgulloso de su pene, para él es todo un símbolo. Hay que sacar su polla fuera de su mente. Tienes que igualar su polla como si fuera un clítoris de una mujer. Hazle saber que ya no tiene una polla real y que ya no puede funcionar como siempre. Mantén su polla bien oculta en sus bragas. Cuanto mejor se la guarde, más femenina ser vera. Una opción es usar pegamento para sus genitales. Haz que quede bien liso y un poco redondeado para que se sienta mas mujer. La vista de la entrepierna de una mujer es muy erótico para un hombre. Él no será capa de sentirse excitado cada vez que mire su propia entrepierna. Esto es bueno, lo mantiene enfocado en su aspecto femenino y lo bien que le sienta. También lo capacita para que disfrute de sus nuevas bragas. Que comience con unas bragas faja altas, que sea un poco estrecha y firme para que pueda atrapar las cosas en su lugar. También es recomendable el uso de pegamento o de algún esparadrapo para mantener el pene escondido hacia atrás. Se trata de hacer que se desvanezca, y cuando ya no se le ponga dura, que sólo sienta la ligera presión del panty.
A continuación, puedes progresar con el uso de ropa interior de encaje, que lo haga mas femenina. Nunca permitas que se toque la polla como antes. En su lugar, que se frote la polla por encima de las bragas como si fuera un clítoris de una mujer. Trátalo como si tuviera un clítoris e incluso refiérete a ella como su clítoris. Reforzara lo que ahora tiene, que es un coño de mujer. Poco a poco empezara a sentirse incomoda y desnuda cuando no este utilizando sus bragas.
La perfección de la mujer.
Haz que anhele la perfección femenina. Haz que compre revistas femeninas y que las lea y se fije en las fotos de hermosos cuerpos de mujeres y que se alimente a imaginarse a sí mismo con un cuerpo igual. Inícialo refiriéndose a su cuerpo como el de una mujer, usando partes del cuerpo femenino descubriendo sus partes, con nombres femeninos como por ejemplo el clítoris, pechos o mejor tetas. Dile que deje de usar pronombres masculinos. Oblígale a que se bañe con más frecuencia, dejándolo que con sus manos se toque su cuerpo con los jabones, para darle una comprensión intima de la forma femenina, así como para asegurarse de que ella se convenza de sus necesidades intimas y del cuidado del cuerpo. Mostradle como las combinaciones de ropa y los accesorios pueden que se pueden buscar en un cuerpo femenino. Con sutileza toca de vez en cuando su clítoris para estimularlo, mientras le muestras lo sexy que luce su cuerpo en un traje de mujer, con unas medias, sujetadores o con tacones. Constantemente elógialo cuando se vista con ropa femenina, mientras que lo critícas cuando el no vaya bien vestida con atuendos femeninos. Los pechos son el orgullo de una mujer y la alegría. Algo que toda mujer tiene que tener. Muéstrale como mejorar su cuerpo como el de una mujer, y con la ropa adecuada, despertar su mente. Ayúdalo a través de esta deficiencia mediante el uso de nuevas protesis con mayor tamaño de pecho debajo de su sujetador. Esto le da una sentido de urgencia de los cambios, ya que el no seria capaz de ocultar su transformación. Puedes usar el pegamento para pegar la prótesis si va a estar unos días en casa.
Inicia su formación con diversas tallas de sujetadores!.
 4- Embellecer y asesorar (Mantenimiento Femenino) Las chicas siempre deben lucir lo mejor posible. Ahora que él es una chica, debe aprender en sí mismo bastante de ti. Él tiene que ser capaz de utilizar con eficacia su arsenal de productos femeninos para proyectar la imagen adecuada, ya sea como una virgen recatada o una puta extrema. El perfeccionamiento del aspecto sea el que te guste, requiere habilidad y paciencia. Con el fin de ayudarlo a ahorrar tiempo en maquillarse a sí mismo, ayúdalo dándole recomendaciones.
Él debe encargarse de no tener vello corporal. Retirar su vello corporal, vello facial y el vello de las piernas, es recomendable acudir a un centro de depilación para con diversas sesiones conseguir efectos más duraderos. A continuación, enséñale los fundamentos del maquillaje, el movimiento hacia debajo de la sombra de ojos y el rimel, el colorete los aspectos mas destacados y las mejillas, hasta llegar a los labios cuidadosamente pintados. Utiliza colores claros femeninos en rosas y pastel para resaltar su feminidad.
Enseñale el arte de la manicura y pedicura, que aprenda a pintar y mantener las uñas usando colores a juego, siempre con colores brillantes y obviamente de chica. Coloca un montón de espejos alrededor de él para que vea su paso por la transformación en toda una mujer.
Insiste en el uso de accesorios femeninos (pulseras, pendientes, collares, etc.) en todo momento como recordatorio constantes de mantener su necesidad.
Los pendientes deben ser grandes para que él no sea capaz de ignorarlos, mejor si tocan contra sus mejillas. Brazaletes, gargantillas, collares o pulseras para el tobillo también son apropiados. También que use anillos y reloj de mujer. Un lugar muy adecuado para los anillos es en los pezones, el clítoris, etc. Haz que haga algún piercing en los pezones o el ombligo para ti. Es extremadamente necesario feminizarlo para que vea en si mismo como ha cambiado a ser una mujer delante de sus ojos.
Tu quieres que sea una mujer para ti.
 5- Embellecer y asesorar (Mantenimiento Femenino) Las chicas siempre deben lucir lo mejor posible. Ahora que él es una chica, debe aprender que no puede cortarse el cabello, con el tiempo llevará coleta, pero mientras crece en casa usará peluca femenina. Cuando lo tenga suficientemente largo busca alguna peluquería donde le den un corte adecuado, al principio unisex, tipo garçon, y luego cada vez más femenino,
6- Usar una mejor polla (mejor dicho un consolador) Una sissy normalmente debe perder la costumbre de usar su polla real a medida que sé va feminizanado y su cosita se convierte en un pequeño clítoris. Así que para mantenerlo enfocado, te recomiendo el uso de una funda al principio, luego pasar al strapon o arnes con pene artificial, algo que solo se use para jugar con otras mujeres. Esto ayuda a amortiguar la transición. La familiaridad de tener un pené colgando entre sus piernas se mantiene, pero ahora, con un sutil cambio pero importante en el conjunto de la mente. Usar el arnés consolador como reemplazo, pero preferentemente conviene usar uno que sea más grande que el suyo real, y , obviamente, un significado para uso solo para mujeres, no es una extensión de su pene. La “polla” de tu chica se debe usar en todo momento siempre la artificial hasta que ya lo vea como algo normal, y que identifique el consolador como su pene.
Que practique lo de chuparla mientras tu llevas el cinturón con strapon que juegue con ella. Él debe aprender a estar absolutamente cómodo con ella en la boca, hasta el punto que no lamentaría una perdida sino esta entre sus muslos. El consolador también es necesario para entender a tus propias necesidades, no use el suyo real. Recuérdale que su pene no te satisface igual. Haz hincapié en esto con el uso del termino “dildo” para que signifique solamente consolador, y para desplazar el nombre de polla.
7- La formación del coño Una mujer no es completa, si no tiene un coño aceptable. Por desgracia, tu nueva chica no tiene uno. Le tendrás que ayudar Obtén una amplia gama de consoladores y tapones anales de diferentes tamaños. Con los consoladores lubricados, que se acostumbre a la sensación de tener el coño penetrado. Comienza con algo pequeño y trabájalo, permítele un tiempo para que aprenda con el coño. Nunca jugar con su clítoris durante el entrenamiento. Esto es para que no se distraiga para que se centre solo con el consolador y la feminización de él, y para también que su coño se dilate cada vez más. Continua la formación regularmente hasta que se acomode fácilmente con todos los tamaños de consoladores.
8- La dominación del Consolador Si tu nueva chica esta dispuesta a asumir su nueva vida como mujer. Ahora debes tener el completo control de ella. Haz que acepte su dominio sobre su cuerpo. Oblígale a darte otras opciones que él debe ceder. Con un Strap-on, utilízalo para penetrarle con frecuencia. Ella debe ser obligada a aceptar esa polla en su coño y en su boca. Pronto disfrutará de su vida como mujer. Esperará recibir el favor de aquella polla que tendrá el favor de su coño. Debes asumir el papel de maestra, así sentirá la transformación mejor. Tu debes persistir. Él más masculino con eso se convierte en femenino. Y llegara a ser lo más femenino posible, inconscientemente es un equilibro entre los papeles. Hazle un llamamiento a tu servicio en cualquier momento y lugar, viendo la televisión, en la cama, en la mesa, en movimiento, que pase largos momento lamiéndola y saboreándola en la boca hasta que se convierta en una integral parte de su vida.
9- Recorta su ego Uno de los mayores obstáculos para la obediencia, es su persistente ego masculino. Una reliquia del pasado, que no tiene cabida en su nueva vida como tu sirvienta y se tiene que ir ahora. Explora diferentes escenarios y aprende a humillarlo. Haz que te obedezca y se someta a sus miedos más humildes, poco a poca sé ira erosionando su renuencia y su ego. Utiliza recordatorios constantes de tu dominación femenina con fuerza para su recordatorio. Haz que use su cuerpo para tu placer. Juega en tus propios deseos, para atraparla. Excítalo y permite que su humillación y su sumisión se vea a la vista. Haz esto varias veces hasta que se resigne, a renunciar a su falsa pretensión de la dignidad y del orgullo masculino y caiga fácilmente en su papel como mujer, sumisa y dispuesta a agradar y servirte. En este punto, sabes que finalmente se ha convertido en tu mujer, y que ya no es un hombre..... pero en la entrega total y absoluta femenina hacia a ti..... todos a excepción de un pequeño secreto, su humillación final, la garantía de la lealtad y la fidelidad, él ultimo símbolo de propiedad y control.
10- Debajo de la falda Ahora con un cuerpo femenino y sus modales de chica. Es hora de enseñarle, su lugar. A lo largo de su formación, ha estado aprendiendo a obedecer y ser tu sumisa. Ahora hay que hacerle entender por que y para que acepte tu dominación. El uso de su clítoris, le recuerda como él se ha feminizado de un hombre a una trans. Humillado, atrapado y no puede regresar a su vida anterior, tu sabes que ahora es el momento de establecer el control sobre él. Hazle ver en que se ha convertido. Luego muéstrale como él todavía tiene un lugar en tu vida. Revela como lo quieres en tu vida, y que tu aceptas y te gusta su feminidad. Establece rituales de agradecimiento y sumisión. Muéstrale como puede hacerte unos favores, y lo afortunada que es al servir a una señora que tiene tanta compresión. Moldéalo con firmeza a tus necesidades, y como los tiene que hacer correctamente y lo orgullosa que estas por estar bajo tus faldas.
11- Tu perfecta compañera de juegos. La feminidad de tu chica es un proceso de aprendizaje de por vida. Enseña tus nuevas formas de jugar. Muéstrale las alegrías de complacerte y como jugar con los juguetes de una mujer. Asocia tu placer con la suya. Enséñale las maneras en que tu quieres que te toquen, junto con pequeñas dosis de placer para él. Frota tu clítoris o permítele darse un orgasmo, cada vez que hace algo bien, dale un poco de satisfacción, pero siempre inmediatamente después de que lo hayas tenido tu. Nunca permitas que su placer sea el primero. Esto reforzada su asociación de placer con el tuyo. Para mejorar su formación en el tema femenino, dale premios, la restricción de tiempos para correrse solo cuando tenga un consolador en el “coño” o al fondo de su boca. Otra asociación importante es la capacidad de correrse solo cuando es penetrado como una mujer. Con la adhesión correcta y estrictas reglas como estas, pronto deberá aprender a correrse cada vez que sea penetrada, pero va a perder la capacidad de hacerlo cuando no sea así. Eventualmente, ella será capaz de disfrutar del sexo otra vez, pero contigo como el único centro de atención ya que su placer esta ahora firmemente vinculado al tuyo.
12- La fiel castidad. Un cuerpo femenino es a la vez sexy y deseable. No seria capaz de resistir a explorar su propio cuerpo femenino. La tentación de jugar y disfrutar de su suave carne es muy grande. Es hora de cumplir su fidelidad contigo. Debes evitar que sus dedos encuentren sus propias formas de placer sin ti. Mantenerlo encerrado en un dispositivo de castidad da la tranquilidad que a la hora que no estés con ella, sabes que no se podrá tocar y se mantendrá fiel. También tiene el efecto deseado de mantenerlo caliente y cachondo, flexible a tus necesidades. La formación de la castidad puede ser temporal o puede durar toda la vida, tu eliges.
13- El hombre completamente feminizado. Él ya es tuyo, esta moldeado por tus manos para convertirse en un tu siervo dispuesto para tus deseos. Siempre hará tu voluntad, para cumplir todas tus necesidades. Él nunca te será infiel, su remanente un recordatorio silencioso de sus votos de obediencia hacia ti, una garantía de la humillación de cuando pisa mas allá de tus paredes. Puesto que él es genéticamente varón, sus votos matrimoniales son indiscutibles, sin embargo, él se ha entrenado para hacer fuera sus hábitos masculinos anteriores, hechos a medida para su nuevo estilo de vida. Sus gestos y la forma en que ahora debe hacer las cosas estan todas aprendidas hacia su nueva orientación. Ya no tendrás que hacer frente a su tosca y comportamiento machista, o su dominio grosero. Esto te deja libre para construir su nueva carrera, o para vivir una vida regalada. Él seguirá siendo tu juguete personal, y compartirás tu vida mas intima, capaz de entenderte realmente como solo otra mujer puede. Él sabe que es totalmente dependiente de ti para sobrevivir y debe esforzarse para hacer todo lo posible para servirte y tener tu favor, en todas las capacidades disponibles. Él dará todo su apoyo como tu esposa, amante perfecto y se convertirá en el siervo ideal. Dejando atrás su antigua vida, que ahora con todo corazón abrazara su nueva condición de mujer. Aceptará si lo considerás necesario que tú tengas otras parejas. Eso significa que el proceso continua y no se ha completado.

En la jaula...


Inserción...

La revisión.

video

Símbolo de castidad. El llavero.

El cinturón.

domingo, 24 de septiembre de 2017

2 años en castidad siendo controlado.

Texto enviado por E.

"Por estos días estoy cumpliendo dos años bajo las órdenes de Control. 
El tiempo pasa realmente muy rápido. Al igual que en otras oportunidades que he escrito, solo puedo decir lo mucho que he aprendido de la castidad, y de cómo la clave de reducir las masturbaciones es esencial para lograr un mayor placer y descubrir nuevas sensaciones. 
Creo que muchos hombres estarán de acuerdo conmigo si digo que masturbarse puede llegar a ser hasta aburrido si solo lo haces para correrte y ya, y lo peor es que se convierte en una especie de vicio. No puedes dejar de pensar en eso, y cuando lo haces no te sientes totalmente satisfecho. 
En mi caso me sirvió muchísimo la guía de Control que a través de la reducción de mis emisiones, me ayudó a controlar el deseo de pajearme. 
Mucha fuerza de voluntad, ya que no uso ninguna jaula, y seguir sus instrucciones e indicaciones de cuando podía tener alguna eyaculacion.
Ahora solo espero lograr entablar una relación en donde pueda experimentar lo aprendido. Por motivos de índole personal he estado sólo estos dos años. Pero espero en el futuro cercano cambiar eso, y tener una relación en donde pueda servir a mi mujer y que ella con el tiempo tome el control de mis orgasmos. 
En mi situación actual, Control sólo me deja correrme con prostaticos. Ademas de que este año se ha reducido el numero de emisiones permitidas. Ya me quedan un par nada mas para lo que queda de actual año.  Veremos que decide Control".

La cristalera...



Minimus...












Infidelidad consentida...faltan 2 días.


Rebeca II

Rebeca tenía mucho dinero de su família, además una elevada nómina de su trabajo en el sector financiero. Fué ella la que pagó la mayor parte de la boda y todos los gastos de la luna de miel. Eso me hizo sentir subordinado a mi esposa y también significaba que yo simplemente había cumplido con todos sus deseos.
Nuestra luna de miel fue en un hotel de lujo de la costa de Alicante. Yo no conocía esa zona. Nunca la había visitado, por eso antes de llegar y cuando llegamos allí, le consentí a Rebecca que se hiciera lo que ella dijera como ya era costumbre.
Nuestros días pasaban con la buena y abundante comida del hotel, holgazaneando tomando el sol o en la piscina y visitando los lugares típicos de la zona. En nunca retiró el cinturón desde nuestra noche de bodas y ya habían pasado cuatro días desde que llegamos. Una mañana nos dirigimos a una playa cercana que Rebeca había oído era preciosa y aislada. Al llegar mis ojos casi salieron de mi cabeza. Era una playa nudista.
-¡No hay manera de que vaya ahí abajo con este maldito artefacto puesto! -protesté. Ella rió y me guiñó un ojo "No seas tan tonto, cariño. Aquí hay un montón de parejas casadas con los maridos todos en castidad. Es genial. Así puedes ponerme bronceado sin preocuparte de tener una erección incómoda. " Sobra decir que a los diez minutos de quejarme ya estaba tumbado en el suelo sobre mi toalla con mi pequeño pene a la vista de todo el mundo encerrado en su prisión.
Rebeca descansaba cómodamente junto a mí con sólo un sombrero de paja y gafas de sol. Seguro que los maridos alrededor de mí estaban enjaulados también pues miré a mi alrededor y pude ver maridos atentos atendiendo a las necesidades de sus esposas. Yo también me ocupé de asegurarse de que mi novia estaba cubierta de crema protectora del sol y traje las bebidas del chiringuito cercano a la playa. Nos relajamos y sumergimos nuestros cuerpos desnudos en el mar y francamente el lugar era el paraíso. Volvimos a nuestras toallas y empezamos a leer y relajarnos. Justo entonces una sombra apareció sobre Rebeca, "Hey, Rebe eres tú?" Miré hacia arriba y vi un tio grande y fuertote del tipo de gimnasio con el pelo rubio y su tableta de chocholate en el estómago sobre mi esposa, "Oh, Dios mío, Paco, hace tanto. ¿Cómo estás?" Rebeca y Paco intercambiaron bromas y resultó que Paco trabajaba en otro banco de nuestra ciudad. Él estaba de vacaciones con su hermano y ella afirmó que había oído hablar de esta playa y quería venir a verla. Pude ver a Rebeca sonrojarse cuando dijo eso. También podía ver desde mi posición algo que Paco no sabía. Mientras hablaba, Rebeca no miraba su rostro sino que había estado observando su pene detrás de sus gafas de sol. Podría jurar que podía ver su baba cayendosele de su boca. ¿Estaba paranoico? ¿O estaba codiciando por la enorme polla de ese tio que se balanceaba delante de ella. Parecía dispuesto a seguir conversando abiertamente coqueteando con ella y apenas me reconoció todo el tiempo. "Estás en tu luna de miel, felicidades. Déjame invitarte a una copa. Al final, me convencieron a volver al bar los tres todavía desnudos. Él pago una ronda de bebidas y continuó su coqueteo con mi esposa al hacer insinuaciones sobre mi polla enjaulada. "Así que dime , ¿cómo es eso de la jaula? ¿Es cómoda de usar? ¿Cómo puedes estar así en la playa con todo eso puesto? " Me encogí de hombros y dije que era doloroso eso atrajo una mirada aguda de Rebeca, "¡has estado mirando a otras! ¿Tú?" "NO, no, no dije eso." Protesté. "Hah ... pagarás por ese comentario" se rió. Paco se echó a reír. Los cócteles seguían viniendo.
Cuanto más fluía la bebida, todos empezamos a relajarnos y olvidarnos de nosotros mismos y ahí fue cuando empezaron los problemas. Rebeca empezó a preguntarle a Paco por cómo controlaba su polla y cómo no se ponía dura con tantas mujeres desnudas. Afirmó que tenía un control puro y que podía ponerse erecto cuando él quisiera. Rebeca suspiró, y Paco le preguntó por mi jaula. "Oh, no es nada. Es sólo mi marido que no consiguió que se le pusiera dura cuando yo quería en nuestra noche de luna de miel. " Salté directamente para defender mi honor, "Tuvimos relaciones sexuales 20 minutos, pero no pude recuperarme tan rápidamente como ella quería para una segunda ronda. Puedo ponerme erecto tan pronto como tú me retires esta jaula. " "Ha-ha ... dos cosas", bufó Paco, "deberías ser capaz de volver a tenerla dura nuevamente sin problema después de veinte minutos y si tuviera esta mujer ante mí, le brindaria mi erección sin problemas". Rebeca no pudo evitar mover ficha. "Quién de los dos tendría una erección antes después de eyacular?" Ambos dijimos que ganaríamos y de repente el reto fue planteado. Con la bebida que había tomado, de repente en mi cerebro empecé a pensar que podría haber una manera de retirar esa jaula. Acordamos la competición pero necesitábamos volver a la habitación del hotel.
Una vez en la habitación, tomamos otra copa, así para no perder el hábitdo. Rebeca llegó con las reglas. Ambos teníamos que tener nuestras manos en los brazos del silla para evitar que nos acariciáramos a nosotros mismos. El concurso sería al mejor de tres. ¿A quién tenga una erección más rápida sin tocarse, al que consiga que se le ponga más dura, y al que pueda mantener su erección durante más tiempo. Ni siquiera me atreví a preguntarle cómo juzgaría lo de ponerse dura. Le pregunté qué premio tenía el ganador del concurso y Rebeca me prometió dejar de usar mi jaula en lo que quedaba de la luna de miel. Estuve de acuerdo al instante. Entonces Paco preguntó por su premio, "si gano, quiero una cubana en esos pechos encantadores." "Uahh, hombre ... que es mi esposa ... de ninguna manera." Rebeca sólo sonrió y se volvió hacia mí, "nene, no te he dejado tener una erección en cuatro días. Juegas con ventaja. Estás obligado a ganar ... adelante. Hazlo por mí." Estábamos ambos sentados con las manos agarradas a los brazos de la silla, y Rebeca se montó a horcajadas sobre mí y comenzó a agitar la llave delante de mi cara "Oh dios, libera mi pene" grité. "Ok chicos que los juegos comiencen." Con eso tomó la llave, la puso en el ojo de la cerradura y la giró. Rápidamente empezó a desmontar las piezas de la jaula. Mientras tanto, Paco se quedó sentado, tranquilo. Noté el aire fresco en mi pene y miré hacia abajo viendo a mi paquete aplastado "A sus puestos. Prepáos. ¡Adelante!" Ella miró hacia abajo a nuestras dos pollas para la acción y empecé a tratar de pensar en cosas sexys. Ella había estado desnuda todo el día hasta que volvimos a nuestro hotel cuando se puso su bikini. La miré pero ella estaba mirando a Paco. Miré hacia mi lado y vi a un monstruo empezar a crecer. Más de 14 cm flácido parecía crecer hasta 18 o 20 centímetros. Me quedé fláccido en la vergüenza. "Oh, cariño, oh cariño. Creo que ya tenemos un ganador en uno de los aspectos a valorar, aunque si esa cosa no empieza a crecer pronto vas a perder toda la competición. " Yo estaba perdido ahora y sentí que en realidad estaba creciendo pereo mi pene era más pequeño y de nuevo dentro de mí sentí la vergüenza. Todavía estaba un poco borracho, así que tal vez fue el alcohol. "Sí. He ganado! ", gritó Patrick. Agaché la cabeza con vergüenza. Rebeca se acercó y me besó en la frente. "Está bien, cariño, sé que puedes satisfacerme aunque no sea con esa pequeña polla". Paco se rió entre dientes, "eso no es un pene. Este si es un pene que se ha ganado descansar sobre esos pechos. "Rebeca se acercó y parecía decidida a seguir adelante. Traté de objetar, pero ambos alegaron que una apuesta era una apuesta y yo había perdido. Paco y yo nos quedamos en las sillas. Ella se movió entre sus piernas y por primera vez tocó a su miembro. "¡Oh! Esto es enorme. Dime Paco, ¿cuándo fue la última vez que te corriste? -Ha sido esta mañana -contestó con aire arrogante-. Rebeca se había quitado la parte superior del bikini y había empezado a frotarse los pezones a lo largo de su polla. -Y dime, ¿qué piensas hacer cuando llegues a casa? Ella empezó a frotar sus pechos juntos apretando su polla entre ellos como la salchicha en un bollo de perrito caliente. Estaba pensando en ir a esa playa nudistaa. "Sí y lo que pasó en esa playa?", Comenzó a subir el ritmo y la punta de su polla se frotaba la barbilla ya que sus pechos no podían cubrir todo el pene. "Yo estaba masturbando los pensamientos de mujeres casadas." Susurró atrás mientras su cabeza se relajaba en el respaldo de la silla. "¿¿Qué?? ¿Te masturbas mirando a mujeres casadas? -preguntó Rebeca. "Sí, estaba fantaseando con tener sexo con una mujer casada delante de su esposo enjaulado," su respiración se hizo más fuerte y algo más sucedió ... mi pene comenzó a crecer. "¡Oh, eso es tan retorcido! ¿Es por eso que me estabas hablando hoy? ¿Quieres follarme delante de mi esposo? "Ella continuó frotando sus pechos por todo su pene "¡Oh, Rebeca, siempre he querido follarte! Eres el banquero más caliente del mundo. No podía creerlo cuando te vi hoy. -Pero estoy casada, mi marido está aquí. Él me ama y yo lo amo. No podría hacer eso a mi pobre esposo enjaulado ". "Sí, Rebeca, hay un montón de mujeres que lo hacen. Por favor, sube a mi polla. ¡A tu marido le gustará verlo! Míralo ... su pequeño pene ahora si ha empezado a crecer. Él también quiere esto, Rebeca. "¿Qué?" Rebeca se levantó y agarró mi pene. ¿Esta conversación te excitá? "No lo sé", casí gemí. "Lo siento Rebeca mi pene es más pequeño. Te amo tanto. Ojalá tuviera una polla como la suya para hacerte babear como lo hacías en la playa ", le confesé mansamente. Ella agarró las dos pollas en sus manos. Ambos teníamos los penes muy duros en sus manos mientras juntaba las sillas. "Ok nene así es el trato! Acabo de casarme y no tengo la intención de engañar a mi esposo maravilloso sin su consentimiento, así que aquí esto es lo que vamos a hacer. Voy a hacer que los dos os corráis en mis pechos. El que se corra más rápido podrá jugar conmigo en la cama, después de veinte minutos de descanso, mientras que el otro se quedará en la silla. Con eso ella comenzó a acariciar a los dos apuntando nuestras pollas a sus pechos izquierdo y derecho. Estaba tan caliente que estaba seguro de que iba a ganar en cualquier momento, pero Rebeca me estaba tocando con su mano izquierda que no tenía tanta fuerza, mientras que su mano derecha fue para Paco. Independientemente de lo que podía empezar a sentir me preparó para el éxtasis. Ella nos bombeó a ambos simultáneamente, Paco sin mucha estimulación comenzó a sacar su líquido en sus pechos. Esta vista me dio una punta de excitación que me ayudó a que me corriera seguidamente. Los dos la cubrimos de semen. Ella se deleitó por el esperma y parecía encantada. Ahora Paco podría follarla. Rebeca se puso de pie y caminó hacia el baño. -Ahora muchachos, si me disculpan, me ducharé y me cambiaré. Ella se pasó 15-20 minutos en el baño mientras que los dos nos quedamos sentados en nuestras sillas en silencio. Estaba claro que ninguno de nosotros nos apreciábamos, pero ¿cómo me metí en esta situación? Cuando volvió, ella estaba aún más sexy. Tenía una bonita camisola de seda roja y bragas y medias de seda negra. Su cabello estaba inmaculado y llevaba su collar de perlas de la boda. "Ok nenes vamos a reanudar," ella levantó a Paco y lo tiró sobre la cama como si fuera una mujer a la que ella poseída. Rápidamente comenzaron a acariciarse ​​y me senté allí entren ataques de celos. Comenzó a besar sus pechos recién lavados sobre los que nos habíamos corrido hacía sólo veinte minutos. Se frotó el cuerpo y empezó a susurrarle al oído. "No, no puedo. Estoy casada. Por favor, no me hagas esto ...... sí sé que tu polla es mucho más grande que la de mi marido, pero eso no significa que se merece la jaula y no se merece mi coño. Paco me miró y supe que estaba muerto. Susurró de nuevo y Rebeca giró la cabeza hacia mí."¡Oh, Dios mío !, ¿no podías tenerla dura la noche de bodas después de que vinieras, pero aquí lo ves solo veinte minutos después y estoy en la cama con otro hombre que la tiene dura? Supongo que tienes razón Paco, supongo que me casé con un cornudo. Paco comenzó a frotar su pene sobre el coño de mi esposa a través de sus bragas cuando ella me puso frente a mi, "por favor, pierde esa erección o él va a follarme en esta cama!" Él continuó frotándola y pude ver que sus ojos se marchitaban y cedían. Yo también estaba cediendo, ya que mi verga se estaba poniendo más dura no más fláccida, autorizando de forma tácita que la penetrara. "Por favor, esposo, díle a tu pene que se relaje." Paco ahora se movía alrededor de ella y ya se ponía en posición de tomarla. Se quitó el elástico de sus bragas a un lado y presionó sobre su gran polla en su entrada. Evidentemente estaba empapada, ya que podía verla hacer movimientos de cadera pequeños. "Esposo, tu polla NO va hacia abajo. Si no vaja va a follarmeeeee. Por favor ayuda meeee !!!! " Mi polla estaba a punto de estallar y todo el mundo lo sabía. Paco comenzó a deslizar su polla dentro de ella mientras ella susurraba lo suficientemente fuerte para que yo oyera, "lo tienes todo. Eres demasiado sexy para no aprovehcar esa polla grande. Él quiere esto tanto como tú. Ella se giró hacia mi diminuto pene aún más erecto que nunca antes de pronunciar esas palabras inmortales "Correté delante de tu marido."....continuará