sábado, 24 de marzo de 2018

Feminizado por su esposa. Prólogo.




Prólogo de la esposa.
Esta historia serializada es la historia de mi esposo, ahora, Alicia sobre su feminización forzada por mí. Ella lo documenta y lo escribe como una historia. He usado la palabra marido para Alicia por la claridad y demostrar eso físicamente debajo de los vestidos, bragas y sostenes, ya que ella es biológica y sexualmente todavía un hombre. Sin embargo, para mí, él ahora es ella y mi preciosa ama de casa llamada Alicia. He escrito un blog sobre el control de castidad dirigido a mujeres y mi marido alentó su feminización en los últimos años. Menos conocido es el caso de Alicia. Por lo tanto, le he encargado que nos cuente su perspectiva de este proceso. Sé que no siempre ha sido fácil para él aceptar mis demandas, que para ser justas con el tiempo han ido aumentando. Y para los estándares normales de nuestra sociedad, pueden considerarse extremos; la idea de que un hombre biológico deba vestirse como una sissy y estar subordinado a la mujer en el seno del matrimonio todavía no se acepta socialmente. No esperaba llegar donde estamos ahora cuando comencé todo esto de la castidad y el proceso de su feminización forzada. No fue inicialmente un proceso planificado, solo quería tomar un poco de liderazgo en nuestro matrimonio y suavizar el machismo de mi marido haciéndolo vestir algo de ropa femenina.
Home from work : Every evening scenes like these are played out up and down the country, as housewives welcome their Ladies home from a hard day at work.Tenemos dos personalidades fuertes y, aunque nos amamos, el compromiso nunca es la mejor opción. Sabía que mi liderazgo sería la mejor solución para el problema, no menos importante porque yo era la mujer en la relación. Soy una feminista ferviente. Feminizar a los hombres dentro de una relación no es para convertirlos en mujeres reales, es para convertirlos es esas mujeres sumisas que ellos imaginan que debe ser una mujer. La parte de feminización fue un feliz complemento a la castidad. La idea de que mi marido masculino y machista usara ropa femenina fue emocionante para mí. Una vez que lo había convencido de que se pusiera una prenda de ropa femenina como parte de un juego de atuendos sexuales noté un cambio de personalidad en él. Se volvió más suave, más gentil y más sumiso. Esta fue la clave para ir tomando más liderazgo en mi matrimonio con la ventaja adicional de ser emocionante verlo feminizado.
Los próximos capítulos cuentan el viaje desde la perspectiva de Alicia. Algunos de ellos eran nuevos para mí también. Espero que disfruten de su testimono a medida que se publican en este blog, así las mujeres dominantes pueden ver los beneficios que pueden tener de los hombres feminizados y que los hombres sumisos pueden tener en común con la historia de Alicia.
Espero que voten me gusta para saber que la historia interesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario