sábado, 5 de mayo de 2018

Relato de fantasia cuckold.

Si mi marido, Paco, hubiera sabido cómo iban a salir las cosas, no sé si se hubiera metido en la situación que ahora vive.

Paco y yo nos conocimos en la universidad, nos casamos poco después de terminar la carrera y hemos estado juntos durante 18 años. Él ahora tiene 42 años y yo 41, pero la gente dice que me ven  más joven. Supongo que soy afortunada ya que soy delgada y el poco peso que he cogido a lo largo de los años ha ido directo a mis pechos, dándome una copa de 100. Sería ingenua si no admitiera que la mayoría de nuestros amigos varones me prestan especial atención en las fiestas y bastantes se han insinuado de alguna manera. Por mucho que esto me haya halagado, nunca he dejado que ocurra nada, pero ha añadido sabor a nuestro amor cuando le he contado a Paco cosas al respecto.




Veréis, Paco es uno de estos hombres a los que siempre le ha excitado la idea de verme a mí con la polla de otro hombre, y eso con frecuencia a condimentado nuestra vida sexual con fantasías de que yo tuviera relaciones sexuales con otros hombres. Sobre todo a él le gusta imaginar que me folla un semental de esos de las películas porno que a veces vemos, pero a veces le decía a Paco que alguno de nuestros amigos  me había estado echando los tejos y prestando una atención especial.



Eso hace un mes, solo eran fantasías, pero una noche cuando estábamos haciendo el amor y yo estaba cerca del orgasmo, Paco dijo "Apuesto a que te gustaría ser follada por una gran polla ahora, ¿no?" "Oh sí" respondí "Apuesto a que realmente te gustaría una gran polla dentro de ti. Apuesto a que te encantaría si arreglara una cita para que te follara una gran polla, ¿no es así? "Continuó." Di que lo harías. Adelante, dilo " La idea de follar con una gran polla me empujó al borde y cuando llegué grité: "Mmmm Dios, me encantaría. ¡Me encantaría una gran polla en mí! "Y cuando llegué, Paco me bombeó cuando mi coño se apoderó de su pene y me llenó con su semen.






Varias semanas después, Paco llegó a su casa una noche y dijo "Tengo una sorpresa para tí. Es algo que siempre has querido " Miré alrededor preguntándome qué me había comprado. "¿Dónde está?" "No donde está. ¿Quieres decir cuándo es? "Bueno. ¿Cuando es?" Paco sonrió "Este sábado por la noche" "Oh vamos Paco. ¡No me dejes intrigada! Mi corazón perdió el ritmo cuando respondió "El sábado he quedado con un hombre bien dotado en un hotel para que te folle. Te va a follar una gran polla. Lo preparé y lo voy a filmar ". Tartamudeé "Tienes que estar bromeando". Quiero decir ......... ya sabes ... Estas cosas son solo fantasías ".







"Siempre te ha gustado la idea y ahora va a suceder de verdad. Solo quiero que lo hagas solo una vez y tendremos la película para ver en el futuro cuando queramos volver a vivir la experiencia. ¿Qué daño puede haber al respecto? Sabes que siempre me ha gustado la idea ". Creo que podría haber dicho que no, pero Paco estaba muy emocionado y tengo que confesarle la idea de tener sexo con alguien que no sea él (era el segundo tipo con el que me había acostado, y solo estuve con uno una vez cuando tenía 18 años) me atrajo. Reconozcámoslo, hay muchas maneras en que puedes hacerlo con la misma persona hasta que se vuelve un poco repetitivo. Tenía tantas preguntas que hacer. ' Quien es el hombre. ¿Qué aspecto tiene? Cuántos años tiene él. ¿Cómo sucederá? ¿Cómo lo encontraste?' Resultó que Paco se había apuntado a un club de swingers y lo habían puesto en contacto con alguien llamado Daniel, que era conocido por su encanto, tamaño y poder de permanencia. Paco se había hecho una idea de él y debo decir que me gustó lo que vi. Tenía 37 años y tenía unas características atractivas y nos íbamos a encontrar en el hotel donde Paul había reservado una suite para pasar la noche. Cuando se acercaba el sábado, cada vez me excitaba más la idea de lo que iba a pasar y, para hacer que la noche fuera especial, Paco me compró ropa interior nueva: una tanga blanca de encaje, medias de encaje a juego y un sujetador de media copa .







Mi vestido era blanco, con transparencias y con una falda ajustada hasta las rodillas. Se mostraba mejor mis pechos. Cuando me vestí le mostré a Paco cómo iba, y como estábamos tan excitados tuvimos relaciones sexuales esa noche, como solo tienes cuando conoces a alguien, y tienes un polvo urgente e intenso. Llegó el sábado y ante la insistencia de Paco, me afeité el coño hasta que quedó completamente sin vello. Mientras me miraba en el espejo, verlo me hizo sentir tan sexy que ya me sentía mojada allí. A las 7 de la tarde nos encontramos en el bar del hotel. Daniel era un hombre de color, joven, deportista, alto y bien formado sin ser demasiado voluminoso, pero vestido con americana gris y camisa blanca, le daba un aire de misterio. Fue encantador para mí y rápidamente descubrí que había desaparecido cualquier duda que tenía. Cuando Paco fue al bar, Daniel me dijo: "Te das cuenta de que esta noche cambiará tu vida para siempre, ¿no?







"¿A qué te refieres?"  No lo has oido decir nunca?, cuando una mujer prueba una gran polla negra, nunca más vuelve a querer otra cosa". "Eso es un poco presuntuoso de tu parte" respondí "Tal vez. Pero es verdad ". Sonrió, al poco rato, Paco dijo que iría a la habitación para preparar su cámara y Daniel y yo nos quedamos solos. "¿De verdad quieres que tu esposo te mire mientras le haces el amor a otro hombre? Quiero decir, él podría ponerse celoso de repente cuando te vea que te corres con la polla de otro hombre y siempre sabrás que él está allí mirando lo que podría cortarte el rollo. " Pensé en lo que había dicho "Creo que podrías tener razón, pero ¿qué podemos hacer para cambiar eso?" "No subir". Daniel respondió: "Salgamos de aquí ahora e iremos a mi casa. Tengo cámaras instaladas para que Paco pueda tener su película, él simplemente no estará allí para ver que pasa ". "Pero no podemos dejarlo aquí sin avisarlo, ¿verdad?"







Podemos si le envias un mensaje al móvil de que mañana por la mañana vas a volver de regreso a casa y que no se preocupe ". Pensé por un minuto antes de responder "OK, hagámoslo". Daniel sonrió y fuimos a su coche. Para mi sorpresa cuando nos fuimos a su casa, la tenía a solo dos calles de donde vivíamos. Su casa era magnífica: cuatro habitaciones, todas con baño privado, 2 de las habitaciones más grandes que he visto en la planta baja y un hermoso jardín. Cuando llegamos, Daniel me sirvió un trago, me dijo que me sentara y me dijo que tenía una propuesta para mí. "Has aceptado venir aquí a pasar una noche de sexo conmigo, así que obviamente no estás aquí en contra de tu voluntad eres tú ". "No. ¿Por qué? ¿Qué estas diciendo?" "¿Cómo te gustaría fuera esto de especial para luego poder ir a casa y contarle a Paco mañana?" "¿Como que?" "¿Alguna vez te ha gustado follar a más de un hombre a la vez?" Me sorprendió. Daniel continuó: "¿Alguna vez has visto una película porno y pensaste que te gustaría ser la chica con más de un hombre follándola? Se honesta". "Sí tengo." "¿Lo harás ahora?" La idea de eso hizo que mi mente trabajara horas extras. ¿Era esto lo que yo quería? ¿Cómo me había metido en esta situación? "Sí. Lo haré. "Me quedé sin aliento cuando sentí una opresión comenzar en mi garganta y trabajar en mi coño. "Esperaba que dijeras que sí", dijo Daniel. "Vamos al dormitorio principal y conocerás a algunos de mis amigos".






Mis piernas se sentían como gelatina cuando subimos las escaleras y entramos en una enorme habitación bellamente decorada en medio de la cual había una cama enorme que tenía espejos por todas partes y también en el techo. Cuando entramos, Daniel llamó a los chicos"OK chicos. Venid a conocer a Maite ". En la habitación caminaban sus amigos vestidos sin camiseta y con un albornoz. "Déjame presentarte a esta gente, Maite. Quiero que conozcas a Adán, José, Jan, Carlo, Mikey y por último pero no menos importante a Samuel y Esteban. Y sí, antes de que me preguntes, ¡son gemelos! 'Oh, Dios mío' pensé 'Hay siete más, Daniel. Ocho hombres negros me van a follar esta noche, empezé a dudar. Y, Daniel se dió cuenta y con un paso al frente, tomó mi cara entre sus manos y comenzó a besarme suavemente. Al mismo tiempo, sentí que alguien desabrochaba el cierre de cremallera de la parte posterior de mi vestido y lo quitaba de mis hombros, que cayó al suelo. Sentí que las manos de alguien subían por mi espalda y desabrochaba mi sujetador y lentamente lo deslizaba por mis brazos hasta que mis senos estaban libres y jadeaba cuando su mano se enganchó contra mis duros pezones.






Daniel dejó de besarme y se inclinó para susurrarme algo al oído. "OK", dije y volteé a ver a una de las cámaras en la habitación. "Hola Paco. Esta es tu fantasía que está a punto de convertirse en mi realidad. Espero que todavía te guste la idea porque estoy a punto de dejar que estos hombres bien dotados me follen. Echemos un vistazo a ellos ". Samuel y Esteban me cogieron de una mano y Carlo se colocó detrás de mí y lentamente me bajó mi tanga de encaje por mis piernas. Salí de allí y me quedé solo con mis medias de encaje y tacones altos. Era consciente de los ojos que tomaban mi cuerpo y particularmente mi coño afeitado que comenzó a hormiguear cuando pensé en lo que estaba por venir. Luego me acompañaron a través de la habitación los muchachos, que ahora habían dejado caer su albornoz y estaban allí de pie, grandes y desnudos. No podía creer lo que estaba mirando: ocho hombres negros realmente en forma, atléticos, ninguno de sus pollas medía menos de 16cm y eran muy gruesas. Pensé en la delgada polla de 6 pulgadas de Paul, que siempre había pensado que eran bastante gruesas. ¿Por qué no he hecho esto antes? Después de caminar por la habitación, los gemelos me llevaron a la cama y a Daniel, que estaba parado al final de la habitación. Me paré frente a él y dos manos sobre mis hombros me obligaron a arrodillarme frente a él. "Dime que quieres chupar mi gran polla, Maite. Dile a tu marido que quieres ser follada por todos estos pollones. ¡Dilo!" "Oh Dios, yo sí". Susurré "Dilo más fuerte, Maite".






"Quiero chupar y follar con vuestras pollas esta noche. "y puse su enorme pulgadas en mi boca y deslice mis labios arriba y abajo de su cabeza mientras acaricio su grueso largo. Le había dado a Paco sexo oral antes, pero la sensación de Daniel en mi boca hizo que mi coño se empapara. Adan vino y se paró a mi lado y sentí su polla en mi hombro y Jan se paró en el otro lado. Mientras continuaba chupando a Daniel, empecé a masturbar sus rígidas pollas de más de 15 cm. La de Jan era mucho más gruesa y circuncidada, lo que hacía que pareciera demasiado grande para entrar luego, pero sabía que sí. Se tuvieron que ir turnando para que yo les pudiera ir chupando a todos, así estuvimos al menos diez minutos más o menos hasta que Daniel, vale "Levantala y ponla en la cama".






Dos manos bajo mis brazos me levantaron del suelo y me acostaron de espaldas en medio de la enorme cama. Mis rodillas se separaron y José se movió hacia arriba, besando el interior de mis muslos hasta que deslizó su lengua a lo largo de mi coño mojado y luego tocó mi clítoris y jadeé. Su lengua siguió trabajando dentro de mis labios y penetrándome antes de regresar a mi parte más sensible. Cuando cerré los ojos sentí un cálido golpe en mi boca e inmediatamente volví la cabeza para tomarlo. Al levantar la vista vi a Mikey sonriéndome mientras él follaba mi ansiosa boca.







Quería mi primer bocado de la noche y acaricié firmemente la polla de Mikey  hasta que, con un gemido, él se lo sacó de mi boca y disparó su chorro caliente a través de mi cara. Comencé a correrme mientras Joe empujaba su larga lengua dentro de mi coño. Estaba drogada por la emoción y la tensión sexual en el aire era increíble. Cuando bajé de mi orgasmo, Jason se movió entre mis piernas y forzó bruscamente su polla gruesa y circuncidada en mi coño depilado. Miré hacia abajo para verme atravesado por la primera polla negra que había tenido y busqué otra polla para chupar. Jason se estrelló contra mí, levantando mis caderas de la cama con cada embestida y enterrando cada centímetro en mí hasta sus bolas. Estaba chupando a Adan que estaba arrodillado con una pierna a cada lado de mi cara y cuando entró en mi boca no tuve más remedio que tragarme su semen. Jason finalmente dejó escapar un rugido mientras vaciaba sus bolas en mi vagina y se bajaba de mí solo para ser reemplazado rápidamente por Daniel, que era más gentil conmigo, deslizando lentamente su gran polla dentro y fuera hasta que la cabeza se deslizaba entre los pliegues de mi coño. y frotó mi clítoris, antes de lentamente relajar su pene hasta que pude imaginarlo en mi vientre. Por ahora Carlo estaba en mi boca. Era el más fácil de chupar con unos 17 cm y mucho menos gruesa que el resto, pero lo que le faltaba en tamaño lo compensaba con la dureza absoluta de su pene. Era como el acero y cuando llegó cuando lo sostuve, vibró y palpitó en mi mano cuando su esperma se disparó sobre mis tetas y mi rostro. Daniel estaba trabajando más rápido ahora y mientras veía su carne de ébano hundirse en mí me estremecí en el orgasmo. "Oh, Dios, sí ... ., joder, fóllame ... ... sigue jodiéndome. Joder mi coño ............... aaaaah! " Daniel se bajó de mí y dijo "Creo que la señora está disfrutando
esto. Vamos. Y con eso aparecieron los gemelos Samuel y Esteban. No tuve muchas oportunidades de mirarlos antes y cuando lo hice, me quedé sin aliento. Eran idénticos en todos los aspectos, incluso hasta sus pollas de enormes dimensiones y grandes bolas. "Oh Dios mío", le susurré "Seré demasiado estrecha" "Entonces tendremos que abrirte, ¿no es así?", Dijo Daniel, haciendo un gesto con la cabeza hacia Carl y Adan, quienes cada uno tomó una de mis piernas y las abrió de par en par. Miré mi coño que ya estaba abierto por el polvo que había recibido. Samuel se movió a la cama entre mis piernas y me acerqué a su enorme pene, y les costó entrar en mí. Empecé a retorcerme "No. No puedes obligarme a tomar eso. Me vas a partir. Déjame ir ", grité. "Sosténla quieta" ordenó Daniel, y Jan y José me tomaron de los brazos y me pusieron en forma de estrella en la gran cama. "Déjalo ir. No dejaré que me follé con eso ", le dije a Daniel.  "Venga no has venido hasta aquí para no probar el plato especial, no digas que no a una cosa que no has probado, no te arrepentirás". Dirigiéndose a Samuel, dijo "Fóllala". Abre su coñito blanco y cachondo para que nunca más vuelva a estar satisfecha sin no es con una polla negra como la tuya.






Samuel colocó la cabeza de su polla entre los labios de mi coño afeitado y presionó su enorme cabeza en su posición y luego aumentó lentamente la presión. Sentí su polla endurecerse y mi coño comenzó a estirarse cuando su enorme polo negro me invadió. "¡Oh, la tienes tan dura!" Di un grito ahogado "Vé lento, Vé lento. ¡Oh si! Sigue presionando "y sentí que mi coño se abría para acomodarlo" ¡Oh, sí! Tan bueno. Es tan bueno. Me estás follando ......... abierta. Oh folla .........más..........  ¡Oh, lléname! ¡Fóllame de par en par! ¡ Mis reticencias se habína convertido en lujuria cuando al entrar lentamente, me di cuenta de que Daniel tenía razón: yo no podría volver a sentir eso con otra polla. Sentí la cabeza deslizarse más allá de la banda apretada de músculo en mi coño mientras Samuel se enterraba lentamente en mí y me comencé a correr. Mi músculo coño se apretó alrededor del grosor de Samuel y me obligué a él, gruñendo mientras abría más las piernas para dejarlo entrar. Empujó hasta que pude sentir la cabeza de su polla en la parte superior de mi vagina y luego empujó más, estirando incluso esa parte de mí y mirando hacia abajo, vi solo una parte de Samuel todavía a la vista fuera. Cuando mi coño se relajó, comenzó a moverse lentamente dentro y fuera de mí, conduciendo hacia delante con cada embestida y forzando más de su polo negro dentro de mí. Mientras él me follaba, Carlo y Adan se masturbaban sobre mis tetas solo para ser reemplazados por Jan y Mikey quienes disparaban su semen sobre mi cara y cabello.






Los empujes de Samuel se hicieron más urgentes a medida que él se acercaba a su clímax y de repente estaba bombeando inundaciones de esperma en mí y volví con él. Cuando se retiró, recordé a
Estéban. Mirándolo, dije "quiero que me folles ahora" "Ponte sobre tus manos y rodillas. Voy a llenarte a mi manera ", sonrió. Me puse a cuatro patas en el medio de la cama y Stephen se colocó detrás de mí. "Pon tus rodillas más separadas" ordenó Él acarició la longitud de su pene por todo mi coño, cubriéndolo que corría desde mi enorme agujero y lo apoyó contra mi trasero y comenzó a empujar. Paco me había follado allí en el pasado, pero esto era algo diferente. Esteban supuso que estaba teniendo dudas y se apoderó de mis caderas, atrayéndome hacia él mientras estiraba mi ano con su pene. Le dolía pero era erótico al mismo tiempo. Sus dedos se movieron hacia mi clítoris, el cual bromeó cuando entró en mí. Esta fue la sensación más increíble que he tenido y cuando las bolas de Estéban golpearon mis labios de coño sabía que esta no sería la última vez que tomara una gran polla en el culo.





Busqué una polla para chupar y Daniel se me presentó mientras Esteban me follaba en el ano. Lo chupé a él y a dos más antes de que Esteban finalmente bombeara su carga en mí y me frotara hasta el orgasmo otra vez. Ya era la una de la madrugada y Daniel sugirió que todos durmiéramos un poco ya que teníamos un día ocupado por venir. Descubrí lo que quería decir cuando recibí mi primer polvo del día siguiente a las 7.30h y luego fue otra vez con todos los demás.







Él me llevó a casa, con los labios del coño doloridos e hinchados. Paco me estaba esperando y quería saber cada detalle. Incluso quería follarme, pero le dije que tendría que esperar hasta que mi coño se recuperara para poder sentirlo en mí. Todavía amo a Paco y todavía tenemos una buena vida sexual, pero ahora es diferente. Daniel y sus amigos me han llamado muchas veces y me he puesto en contacto con otros grupos con los que follo regularmente. Una vez que has follado con una polla negra, siempre querrás que la polla sea negra. ¡No hay vuelta atrás!

No hay comentarios:

Publicar un comentario