jueves, 15 de diciembre de 2016

Consulta al blog

Pregunta:
Amo a mi esposo y disfruto de la calidad del sexo, pero soy una mujer ocupada y con tres niños. Parece que esto del control de castidad me ocuparía mucho de mi tiempo y atención sobre él para hacerlo correctamente. No creo que tenga tiempo para tratar así a mi esposo como si fuera otra persona dependiente de la casa. 
 RESPUESTA Una de las mejores cosas del control de la castidad es el efecto que tiene en tu carga de trabajo y en tus preocupaciones. Esta es una manera de conseguir finalmente que tu esposo haga su parte de trabajo doméstico de la casa y tal vez aportar un poco más de su parte para compensar los años que las estabas haciendo tú la mayor parte de esas tareas. Vas a montones de tiempo y te va a ocupar muy poco. Piensa en lo que podría estar haciendo con ese tiempo mientras él está lavando los platos, preparando la cena, poniendo la lavadora, o encargándose de la limpieza de la casa. Eso sí tendrás que darle un tipo diferente de atención a la que probablemente estás acostumbrado (una clase de atención que es divertida de dar). Si controlas su castidad recibirá esa atención diez veces más de él que tuya, (lo cual es muy superior a lo que la mayoría de las mujeres suelen recibir de sus maridos). Permítanme ser más específica aquí.
En Control de castidad necesitas mostrarle que tú controlas y te preocupas por la situación sexual de tú esposo y estimularle con más frecuencia de lo que probablemente haces ahora. Sin embargo, esto no requiere mucho tiempo. Al menos una vez al día querrás llamar la atención de tu marido sobre tus necesidades sexuales para ti. Esto puede tomar un poco o más tiempo según desees.
Simplemente acaricia su entrepierna, recordándole que no se masturbe, o que te presente una erección que puede hacerlo. Si lo tienes usando un dispositivo de la castidad puedes necesitar menos de 5 minutos o tanto para quitarlo, estimularlo y ponerlo de nuevo excitado. Pero eso es todo lo que es necesario en esos días ocupados. ¿Qué estará haciendo en esos días ocupados a cambio de esos pocos momentos de atención? Los platos, la lavandería, pasando la aspiradora, etc. ¿Ha perdido tiempo? No lo creo. Una o dos veces al mes o más veces si lo deseas,él requiere una sesión más seria de estimulación y negación, puede que tenga que pasar un par de horas o más en su estimulación negación. Puedes o no querer sexo. Tu decides. De cualquier manera, él querrá mostrarle algo de afecto (es una reacción natural). Si usted no quiere sexo, pues no lo hay. Recuerde que el sexo en esta relación no necesita incluir ninguna liberación de su parte por lo que siempre puede tomar sólo la cantidad de tiempo que tu encuentres agradable. Por cada dos minutos que pasas molestándolo obtienes 20 minutos de éxtasis y satisfacción. ¡Es una obviedad! Y piensa en todo el tiempo que pasas discutiendo con tu marido.
 Todo combinado, ahorras tiempo, y tienes un matrimonio más feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada