martes, 31 de enero de 2017

'EL NUEVO ORDEN'

'
EL NUEVO ORDEN'

Apenas hace un par de horas he regresado a La Tierra, estaba cumpliendo una misión de 30 años en el espacio, buscando nuevos mundos y culturas, desafortunadamente sin éxito. Es octubre de 2039, extrañamente la ciudad no es la que esperaba encontrar, las coordenadas coinciden, pero la apariencia es completamente diferente, parece haberse transformado en un nuevo mundo, todo es más ordenado y limpio, no hay basuras ni suciedad en las calles, los vehículos transitan de una manera ordenada y al parecer es un ejemplo de eficiencia. No tengo contacto con el planeta desde sólo 5 años después de emprender mi viaje al espacio, tal como sucedió, la programación de la misión me traería de regreso a mi ciudad después de 30 años.

Aunque esperaba un recibimiento de héroe nacional por mi arriesgada y solitaria misión, no me sorprendió mucho que sólo un par de funcionarios bastante callados hubieran salido a mi encuentro. Fui traslado a un hotel y al entrar en la habitación, bastante sencilla por cierto, sólo una cama y una pequeña mesita de noche, un closet cerrado con llave y un baño, me informaron que no podría salir de allí hasta que fuera visitado por la autoridad local. Supuse que habría cierto protocolo de aislamiento para evitar cualquier contaminación del espacio exterior. Ya instalado en el hotel me metí a darme una buena ducha, no había agua caliente. Realmente estaba un poco indignado por el frío recibimiento que encontré. Un poco decepcionado me vestí de nuevo y comencé a repasar mentalmente lo que había sido mi aventura en el espacio.

Largas horas pasaron encerrado en aquel lugar, al llegar la noche, y sin algún tipo de entretenimiento me dormí, confiado en que a la mañana siguiente todo se resolvería. Me desperté de madrugada y me preparé para salir de aquella habitación, pero la puerta estaba asegurada desde afuera, tenía hambre ya que no probaba ningún tipo de alimento desde mi última comida en la nave, unas pastillas altamente nutritivas diseñadas para una alimentación ultra eficiente. Ya comenzaba a preocuparme por mi situación cuando sentí que la puerta de la habitación se abría y una mujer muy hermosa y elegante se presentó ante mí como la máxima autoridad de la ciudad. De forma un poco despectiva me examinó con la mirada y me ordenó seguirla, llegamos a una pequeña sala donde se me informó de mi situación, no sería reconocido como héroe ni mucho menos tendría un empleo en la agencia espacial. Rápidamente me hizo un resumen de los acontecimientos sucedidos desde mi partida. Hacía aproximadamente 23 años el planeta estuvo al borde del colapso, guerras en cada rincón por el choque de egos de los presidentes de todas las naciones. A partir de ahí surgió un movimiento femenino que rápidamente tomó el control de la ONU que pasó a ser el órgano regente del planeta, convirtiéndolo en una sola nación dirigida por mujeres. Todos y cada uno de los hombres fueron destituidos de sus cargos que fueron ocupados por el sexo femenino. Se dictaron leyes nuevas y se instituyó un nuevo orden mundial. Se analizó la historia desde los orígenes de la humanidad y se corrigieron los errores del pasado. Es así como los hombres ya no fueron considerados seres inteligentes ni capaces de tomar decisiones importantes por lo que fueron relegados a actividades básicas, ya que sólo las mujeres podrían ocupar cargos directivos. El desastre generado por las decisiones tomadas por los presidentes hombres y que fueron originadas por sus instintos de macho dominante habían llevado al planeta a estar al borde de la autodestrucción y a las mujeres a hacerse cargo de la situación. Asombrado por lo que me estaban informando recibí una orden para presentarme en una hora ante el consejo local para ser asignado a mi nuevo 'trabajo', el cual debería asumir inmediatamente recibiera la notificación. Fui llevado de nuevo a la habitación y posteriormente trasladado al salón donde sería notificado. Había varias áreas donde podría ser asignado, institucional, hospitalaria, hotelería y servicios del hogar. Traté de protestar, pero aquel tribunal integrado por hermosas mujeres me ordenó permanecer en silencio y esperar su decisión. Mi futuro 'cargo' sería decidido en una subasta pública, quise preguntar qué significaba eso y nuevamente no se me permitió hablar, pero esta vez una mordaza llenó mi boca sin apenas darme cuenta. Me empecé a asustar por lo que estaba sucediendo, aún no tenía ni idea de los que pasaría de ahora en adelante. Me ordenaron desnudarme por completo, sentí mucha vergüenza de hacerlo en frente de tantas y tan hermosas mujeres, ya que hacía mucho tiempo no estaba en una situación similar y qué decir de una relación íntima. Cubriendo mi pene erecto me quedé en medio de este salón cuando dos mujeres se acercaron a mí y me llevaron a un mueble en el que me hicieron recostar para una evaluación médica. Una vez allí me ataron firmemente sin que pudiera resistirme. Una de ellas se ocupó de mi pene con una bolsa de hielo mientras que otras dos mujeres retiraban rápidamente con un láser todo el vello de mi cuerpo. Sin poder resistirme fui marcado justo encima de mi zona genital con un código de barras, fue entonces cuando me di cuenta que nadie había preguntado mi nombre y desde ese momento sería identificado con un frío e impersonal número. Al terminar con aquella abusiva depilación instalaron un artefacto que cubría por completo mi pene y testículos impidiendo cualquier erección, sólo un pequeño orificio permitiría realizar mis necesidades, el metal con el que estaba fabricado no se podía destruir según me dijeron y desde ahora nunca podría ser retirado.

Después de la inspección e instalación de esta especie de cinturón de castidad fui llevado a un salón muy grande en el que me pusieron de pie con las manos sujetas por cadenas que llegaban hasta el techo y mis pies firmemente sujetos al suelo por una especie de grilletes. Aterrador ví como desde el suelo subía una especie de pene gigantesco con rumbo a mi virgen orificio, penetrándome dolorosamente. De esta forma tan humillante fui presentado a un numeroso grupo de mujeres muy elegantes. Ahora comprendí de qué se trataba la subasta. Mis ojos se llenaron de lágrimas y ya no podía soportar más humillaciones. Fui subastado, era un esclavo en mi propia tierra y al final asignado a una poderosa dama por una importante suma de dinero.

Me prepararon para llevarme a mi nuevo destino, debería sufrir todo lo que las mujeres a lo largo de la historia y en las diferentes culturas habían sufrido para que los hombres sustentaran el poder. Así fue como se me prohibió hablar si mi nueva propietaria no me lo solicitaba, no tenía derecho al voto ni a tomar decisiones, debería estar siempre dispuesto a obedecer las órdenes y mi trabajo sería el de una criada. Hasta ahí, asombrado y confundido comencé a asimilar mi situación, pero vendría más, debería usar las prendas que las mujeres han sufrido como altos tacones e incómodos sujetadores, permanecer con mi piel suave y mi rostro perfectamente maquillado, no lo podía creer, era esto alguna especie de venganza ??... 

Hoy me doy cuenta de que no es una venganza de las mujeres tras varios siglos relegadas a tareas insignificantes y humillaciones por parte de los hombres de todas las naciones, es simplemente el desarrollo normal del proceso de la evolución humana, he comprendido que las mujeres son más capaces de tomar decisiones importantes sin dejarse llevar por sus hormonas y a partir de ahí ejercer un control sobre las hormonas de los hombres para dominar la raza humana y el planeta logrando así la armonía y el progreso. Me pregunté los primeros días cómo se iba a perpetuar la raza humana si todos los hombres tendrían su sexo inutilizado bajo estos aparatos de castidad permanente, obtuve la respuesta un par de semanas después, cuando fui llevado por un par de guardianas a una especie de granja tecnificada para el ordeño destinado a la inseminación, éste se realizaba estimulando la próstata de forma anal sin ningún tipo de placer para el especimen masculino, luego de lo cual era retornado a sus funciones habituales de limpieza asignados, también en las noches mi dueña me requería para darle placer con mi lengua, algo que era también una tarea habitual en cada individuo masculino para su dueña.

Tal vez parezca fantasía, pero creo que hacía allá se dirige la humanidad, puesto que cada vez más hombres estamos poniendo en manos de nuestras mujeres el control de nuestras vidas y de nuestro placer, en muchos casos para alimentar nuestro propio egoísmo, buscando cumplir alguna fantasía de dominación femenina, pero queriendo dominar la situación, sin saber que estamos abriendo la puerta al dominio absoluto del género femenino, al nuevo orden mundial que lentamente se abre paso en cada rincón del planeta. Es así como por medio del control de nuestras fantasías, inteligentemente las mujeres toman las riendas de nuestro destino.

AndyG

2 comentarios: