miércoles, 25 de enero de 2017

Mi experiencia con las jaulas de castidad -2-


Anteriormente contaba sobre las jaulas de castidad que poseo, por ahora sólo 3, aunque estoy pensando en adquirir unas cuantas más. Mi última compra fue una llamada birdlocked con pinchos en su interior, una experiencia que siempre quise vivir y cuando por fin la recibí, muy ansioso encerré mi pequeño tesoro en ella. Debo decir que es una jaula bastante cómoda para mi pajarito, aunque los pinchos castigan cualquier intento de erección, su material flexible es suave y a la vez resistente por lo que cumple bien su función de evitar la masturbación, es un poco voluminosa lo que hace un poco difícil ocultarla bajo el pantalón. Decía en mi anterior entrega que al hacer el pedido fallé con la elección del tamaño, ya que normalmente uso el anillo más grande en las otras jaulas que tengo, la cb6000s y la cb6001, por esta razón con un gran desconsuelo noté como mis huevos terminaron por salirse del anillo liberando mi pene, y ya que la jaula es una sola pieza debería buscar una solución para este problema. Pensé en colocar un anillo adicional para corregir el error, pero gracias a la ayuda de este blog, la solución fue un poco más sencilla. Solamente fue necesario conseguir un trozo de cadena delgada y colocarla en lugar de la cinta que rodea el anillo y ejercer un poco de presión extra para reducir su diámetro y santo remedio. Por fin, gracias al blog de control de castidad pude disfrutar de esta maravilla, después de un tiempo de tenerla relegada y guardada en un cajón, debo confesar que me encanta porque produce una gran excitación cuando el pene está en flacidez con el roce de los pinchos, lo que lleva a que el pajarito bloqueado (birdlocked como su nombre) despierte y termine por ser castigado con sus pinchos, que sin hacer daño, producen un fuerte dolor que aunque soportable genera un montón de sensaciones opuestas, excitación y dolor, el sueño de cualquier Ama para su sumiso.

Al retirar la jaula se notan las marcas en el glande que quedan por la presión sobre los pinchos de goma del interior de la jaula, pero sus efectos no terminan ahí, después de liberar el pene, éste queda un poco más sensible al roce de la ropa interior, continuando con su trabajo, produciendo alguna excitación extra y por supuesto erecciones que pueden hacer pasar algún momento bochornoso en el trabajo o alguna reunión importante.

Recomiendo esta jaula de castidad y castigo para quien desee tener sensaciones extra además de sentir que la erección es frustrada, es exitante y perversa, que, aunque no tan segura como la cb6001, es más cómoda y permite su uso continuo por un tiempo considerable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada