viernes, 25 de noviembre de 2016

Es cruel y muy divertido para ella controlar y ganar.

La idea de esto es simple: él debe sentirse obligado a mantener un estado mínimo constante de excitación en todo momento. Aunque no me esté bien decirlo, la manera más devastadora de hacer esto consiste en breves, intensas (pero ligeras) caricias alternando con ser obligado su pene a regresar a su jaula. Los primeros jalones fuera de la jaula los sentirá muy bien, y los próximos diez o así después de crear este deseo increíble de nunca quere que te pares.
Debes conocer sus reacciones lo suficientemente bien para detenerte durante esas primeras reacciones para que sea más que frustrante.
Recuerdale que no se debe correr, aún estamos a NOviembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada