miércoles, 30 de noviembre de 2016

Más allá de la castidad. José un eunuco -III-

Leer anterior

Han venido a verme las amigas de mi Ama, Alicia y Gloria están encantadas con el resultado de la operación, dicen que así tendrían que estar todos los hombres, a Andrea le hace menos gracia, pero también le parece bien.
Alicia está deseando que llegue el fin de semana próximo, quiere usar el stra-pon porque hace tiempo que no lo hace y ya tiene ganas, espero encontrarme mejor, pues aún estoy dolorido por lo que pienso que para este fin de semana va a ser demasiado pronto. Lo que si he hecho ya es sexo oral a mi AMA, también lo echábamos de menos los dos, yo lo he disfrutado como nunca y aunque tenía la sensación de una erección no he tenido molestias como ocurría con la jaula, ahora me encuentro más libre, me gusta esta sensación.
Aunque algunos hombres ( y también mujeres) no lo entiendan quiero que sepan que me encuentro muy a gusto con mi nueva situación, esto es una entrega total y absoluta a mi AMA y Ella también está contenta del sacrificio que he hecho por los dos, mi único placer es complacer a mi Señora. Me ha dicho que ahora se siente libre para acostarse con su amante, pues yo solo cuento como esclavo, ya no soy un hombre, aunque yo considero que tener pene y testículos no lo es todo para ser un hombre, creo que lo sigo siendo tanto como antes, aunque se un eunuco. Además, he aprendido a dar más placer a una mujer que usando el pene y a cambio me quedo tanto o más satisfecho que cuando lo usaba.
Yo me había comprometido con mi Ama a estar en castidad permanente y ya llevaba diecisiete meses en castidad y con molestias de vez en cuando sobre todo con las rozaduras en los testículos, ahora sigo en castidad pero con la ventaja de no tener ninguna molestia ni dolor cuando se tiene una erección, ya no hay más erecciones,  tampoco tendré más orgasmos, solo el placer de hacer disfrutar a mi AMA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada