martes, 27 de septiembre de 2016

De la castidad a la castración

Mi esposa y yo nos conocimos en nuestra época de estudiantes, a los diecisiete años. Teníamos varias clases juntos y me gustaba ayudarla con sus tareas. Nos convertimos en los mejores amigos y pasábamos el rato en el centro comercial los sábados juntos y me gustaba escuchar todos sus problemas con su novio. Yo nunca había salido con alguien porque estaba demasiado consciente de mi sí mismo, y lo tímido que era con las chicas. Ella era, y sigue siendo, una hermosa mujer la más hermosa que he conocido. Siempre me he considerado afortunado de que ella escogiera un tipo como yo. Nos matriculamos en la misma universidad, así que veíamos el uno al otro mucho. El último año de la universidad rompió con el chico con el que había estado saliendo y me invitó a salir para ayudarla a ahogar sus penas en un bar local. Después de varios tragos nos fuimos a su casa y ella me preguntó por qué todos los chicos con los que había salido no podían ser más como yo. Ella me dijo lo bonito que era tener un buen amigo para compartir con él, y cómo consideraba lo sensible que era. Me besó y empezamos a acariciarnos. Nos convertimos en novio y novia, al poco tiempo. Había oído historias de los chicos acerca de lo buena que era en la cama y yo pensaba que iba finalmente a perder mi virginidad, pero ella me dijo que no importaba lo que hubiese oído, ella también era virgen, y estaba decidida a permanecer de ese modo hasta el matrimonio. Salimos todo ese último año de la universidad durante el cual me permitió jugar con sus pechos y complacerla oralmente, pero pareció que no era adecuado para corresponder y complacerme a mí hasta que nos casáramos. Ella dijo que le pasaba algo que no podía controlar y que nunca sería capaz de vivir consigo misma si lo hacía antes del matrimonio y yo respetaba su opinión. No hace falta decir que era muy buen amigo de mi mano derecha con la cual me masturbaba diario de pensar de estar con ella, pues no me aguantaba las ganas de tener un orgasmo. Finalmente llegó el día de cuando nos casamos y pasamos nuestra primera noche juntos. Era obvio que no sabía qué hacer, ya que nunca había estado con una mujer. Ella con amor me condujo a través de aquello, y cuando pasaron los años, el sexo mejoro gracias a toda la práctica (gracias a Dios), pero no fue en absoluto tan a menudo como me hubiera gustado, y todavía incluía una gran cantidad de satisfacción oral en un solo sentido para ella, pero que estaba bien conmigo. Al menos era sexo, y me gustaba pensar en lo afortunado que era de poder saborear su dulce sexo y penetrarla. Hace un par de años empecé a "navegar" por Internet. Siguiendo a los grupos de noticias con regularidad, y pronto descubrí, mediante la visualización de varios cientos de fotos de parejas haciendo el amor, que en cada foto que veía de un hombre (incluso los transexuales), sus penes eran mucho más grandes que la mía. De hecho la mayoría de las fotos que veía con penes flácidos era todavía más grande que el mío cuando ¡estaba erecto! Tomé una cinta métrica y medí tanto flácido como erecto mi pene. Flácido era de 7 centímetros, mientras que en erección alcanza 13 centímetros, y cerca de 2.5 centímetros de ancho. He leído artículos sobre el tamaño "promedio" del pene masculino que declaraba que lo normal era de 15 a 23 centímetros. Eso me hizo pensar acerca de cuándo hacíamos el amor. Durante el sexo siempre tenía que tener cuidado de no empujar demasiado duro o que se saliera, y para llevarla a un clímax siempre tendría que estimularse con su mano mientras hacíamos el amor. Incluso había utilizó un pepino en un par de ocasiones, cuando ella se había sentido más caliente, y eso la había puesto más salvaje, así que tuve una idea. Esa ha demostrado ser la idea más estúpida que jamás he tenido.
nullMe encontré con un sitio web que hablaba sobre la casatidad y las "fundas y extensiones de pene" que prometía hacerlo crecer a 23 centímetros de largo y 5 centímetros de ancho, se trataba de usar un consolador hueco, que usaba una correa para mantener el dispositivo en su lugar, en forma de arnés. El día que llegó no podía esperar para sorprender a mi esposa, pero decidí mantenerlo en secreto hasta que llegara el momento de hacer el amor. Pasarían un par de días antes de que pudiera entrar en calor a la idea de tener relaciones sexuales resurgiera en ella y para entonces yo ya estaría muy caliente ante la perspectiva de ser un hombre "real" y complacer a mi mujer con un pene de proporciones adecuadas. Después del juego previo habitual que teníamos en cada momento de intimidad. Salí de la habitación y me puse el consolador. Cuando volví en la habitación, me subí encima de ella y comencé a frotar suavemente el enorme pene por encima de su sexo. Ella se agachó y tocó preguntándose qué era. ¡El vino me enciende! Después de explicar lo que era y lo único que yo quería que era tratar de complacerla, retomamos donde lo habíamos dejado. Ella ya bien lubricada deslicé el gran pene en su sexo y comencé a penetrarla con embestidas largas y fuertes. En cuestión de segundos ella estaba retorciéndose y jadeando como yo nunca la había visto antes hacer. Su lengua se lamía los labios, sus ojos cerrados, y ella se mordía el labio inferior al tiempo que suspiraba. Ella alcanzó un tremendo clímax en poco tiempo y se echó hacia atrás exhausta y dijo algo como, "Oh Dios, no sabía que asi se sentía". Fui increíble esa noche, totalmente satisfecho me masturbe esa noche después pensando en lo emocionada que ella estuvo haciendo el amor con un gran pene. Pocos días después hicimos el amor otra vez. En esta ocasión, ya que estábamos a punto de la inserción, ella me apartó, y con una dulce sonrisa, me preguntó si podía usar por favor me "gran pene" de nuevo. Era obligatorio y los resultados fueron los mismos que antes, si no que aún más intensos. Esto comenzó a convertirse en una petición común cada vez que íbamos a hacer el amor y nosotros hacíamos el amor en el pasado de una vez por semana, y luego pasamos a dos o tres veces a la semana. Ella me contaba cómo amaba la sensación de mi "gran pene" dentro de ella, y la intensidad de sus orgasmos con él puesto. Yo no había tenido un orgasmo con ella en meses. Ella incluso me había dejado después de tener sexo una vez mientras ella asumió la posición de "69", y mientras yo se la lamia, ella me dio un "fuerte mamada" en el consolador. Eso fue un poco inquietante por el hecho de que ella nunca me había dado una mamada! Ella pensaba que era asqueroso y sucio, tenía miedo de que eyaculara en su boca. Una noche yo expresé mi opinión y le dije que el hacer el amor se había convertido en un asunto unilateral, con ella siendo la única que se beneficiaba de ello. Ella me dijo que estaba actuando de forma infantil y egoísta, y con eso me dijo "¡hasta aquí BEBÉ!, ¿Eso te hace feliz?" y comenzó a masturbarme mí con la mano de una manera muy mecánica. Del mismo modo empecé a llegar al clímax, ella apartó la mano y se detuvo, dejarme el pene en el aire y produciendo sólo un goteo de semen y un clímax insatisfecho. "¡Huh! Eso fue divertido", bromee, y ella saltó y salió de la habitación para irse a la cama. La tarde siguiente, ella me atrajo hacia el dormitorio seductoramente, vestida con solamente con medias y zapatos de tacón. Pensé que iba a hacer lo mismo que la noche anterior. La cama estaba llena de flores que estaban sobre la cómoda, y no en mi almohada... sobre el consolador. La miré desconcertado, y me preguntó, con las manos en las caderas, si iba a tener un problema con eso de nuevo. Le dije que no y le di lo que quería. Ella también había comenzado a navegar por la red y me hizo como mostrarle cómo tener acceso a grupos de noticias. Un día, de repente, me dijo que había estado investigando sobre la castración, y se preguntó si era todo lo que había pensado. Le pregunté a qué se refería y me dijo que la castración era llevar una vasectomía un paso más allá y podría ayudar a reducir el riesgo de cáncer de próstrata -había tenido algún familiar afectado-, y a eliminar la frustración sexual que estaba experimentando, y "arreglarme" a mí así no tendríamos ninguna sorpresa inesperada (como si lo haríamos usando el consolador). Ella dijo que no estaba muy segura de cómo expresarlo, pero que mi equipo masculino no era lo que ella esperaba, era una especie de inútil, pero que me amaba y le encantaba la forma en que podía hacerle el amor con mi "gran pene" ahora y dijo que lo sentía, pero que nunca podría volver a la manera antigua. Ella me dijo que su pasión la sentía como si un hombre de verdad la poseyera, pero que mi lloriqueo estaba arruinándolo y no estaba segura de que podía quedarse conmigo a menos que hiciera algunos cambios serios para ella. Ella había impreso montones de documentos y cartas de la web, una lista de todas las ventajas de la castración, como vivir más tiempo, menos cambios de humor, un mejor control a través de inyecciones de hormonas, etc. Durante semanas era de todo lo que quería hablar conmigo. Me había resignado al hecho de que para complacerla sexualmente tenía que usar el consolador, y para mantenerla feliz tendría que estar de acuerdo con la castración. Sentí que mi vida podría ser mejor como ella dijo, si yo era castrado, así que podría reducir el riesgo de cáncer y tal vez terminar con el tormento mental por el que estaba pasando y poner fin a mi mal humor por no conseguir mi propia liberación y gratificación sexual. Ella saco una cita para ver a (Mujer) doctor. Después de varias visitas y sesiones de asesoramiento con los dos de nosotros (mi esposa haciendo la mayor parte de la conversación), se firmaron todos los papeles apropiados y se fijó una fecha para hacer que mis testículos fuesen eliminados. La mañana de la operación yo estaba muy asustado, mi esposa me calmó dándome el mejor trabajo con su mano que había tenido en años mientras me daba aliento verbal mientras me masturbaba, y ella me aseguraba de que nuestra vida sexual pronto comenzaría a florecer. La operación fue muy fácil y relativamente sin dolor. Me sentía extraño no tener testículos y un escroto. Mi pequeño pene sólo parecía colgar de mi entrepierna sin nada para apoyarlo. Después de unos días mi deseo sexual disminuyo y yo ya no podía eyacular cuando me masturbaba. Traté con inyecciones de testosterona después de la cirugía, pero fue detenido a causa de lo que ella llamaba "los cambios de humor desagradables" que me hacían comportar como un "idiota". Todavía continuó teniendo relaciones sexuales en forma regular y parecía mejorar (para ella) el cual era como nunca había sido. Alrededor de un año después de mi castración estaba saliendo de la ducha una mañana, cuando mi esposa entró en el cuarto de baño. Ella miró a mi cuerpo desnudo, pene pequeño caído sin huevos y se rió. Ella me dijo que estaba arrepentida de reírse, pero ella estaba tan acostumbrada a verme con mi "gran pene" que se había olvidado de lo patético que realmente se veía mi "pequeño pene", sobre todo sin ningún tipo de huevos. "Oh lo siento, no quise ofenderte... ¿por qué no sólo te lo retiras?" -preguntó ella. "Es inútil ahora de todos modos, puedo hacer los arreglos con el mismo médico para ti". Sin que lo supiera, me informó la semana siguiente, que había hecho los arreglos para que me lo retiraran. "Vas verte y sentirte mucho mejor", dijo ella. Supongo que realmente no me importaba nada de todos modos. No era como si fuera útil para mí por más tiempo, de hecho, era un poco incomodo a veces mientras hacía el amor con ella. Las cosas, desde entonces, realmente han dado un giro. La cirugía se completó y yo me quedé con un pequeño agujero para orinar nada mas, justo por debajo de la base de donde estaba mi pene. Tomó algún tiempo para sanar pero se ve mucho mejor ahora, con poca o ninguna cicatriz, pero por desgracia de alguna manera durante el procedimiento el músculo que controla mi vejiga fue herido, dejándome con una pérdida total de control de la vejiga y lo que me obligo a usar pañales. Supongo que leí la letra pequeña, así que tenía que saber que podía suceder. Mi esposa y el médico habían empujado los documentos para que los firmara diciendo que eran todas las formas habituales de la cirugía, y me dijo que sólo los firmara. nullProbablemente no habría hecho una diferencia si lo hubiese leído en aquel tiempo. Ya que ahora debo cambiar de pañal todo el tiempo, nuestra vida sexual ha dado un giro extraño. Me dieron un consolador nuevo que tiene una "calzón" látex en color carne, y un consolador sin hueco unido a él con un vibrador y huevos falsos. El parece realmente real y se coloca sobre mis pañales. Me siento avergonzado a veces, cuando hacemos el amor, el goteo constante de orina en el pañal mientras la penetro con mi gran consolador, pero mi esposa lo disfruta y ella constantemente me recuerda lo mucho que mejoro nuestra relación, ahora que antes de las operaciones. Ella realmente me ha apoyado durante todo este período de mi vida. Poco después de la cirugía de castración comencé a desarrollar pequeños "pechos". Eso debió excitar o satisfacer a mi esposa, de alguna manera, porque ella me inició en las hormonas de nuevo... excepto que en esa ocasión fueron estrógenos, de nuevo no me dio toda su información para apoyar esta decisión.
nullEstoy tomando poco a poco las características de una mujer. Ella insiste en mantener mi cuerpo bien afeitado (a ella le gusta de esa manera) y recientemente compró algunos sostenes y otra ropa femenina para mí para que la usara cuando estuviéramos juntos.
Ella me dice lo bien que me veo de esta manera y que es mucho más práctico usar una falda o un vestido, porque oculta mis pañales mucho mejor y hace que el cambio de ellos sea mucho más fácil. Supongo que tiene razón, pero todavía me siento un poco extraño vestido de mujer, aunque debo decir que cuando me miro en el espejo, luzco más como mujer que hombre ahora. Ayer fue incluso confundido con una mujer por un hombre en la estación de gasolina. Mi esposa me dijo que ya era un hombre, y estaba mucho más cercano de ser una mujer, que debería asumir el papel que me queda mejor. Ella ha estado discutiendo la posibilidad de que vida como una mujer "de tiempo completo", pero tengo que pensarlo un poco más de tiempo. Estoy seguro de que está destinado a suceder, porque una vez que se le mete una idea, nunca descansa hasta que se sale con la suya. La única satisfacción sexual que recibía ahora era cuando ella utilizaba mi consolador en mi culo. Y dado que no puedo detener el goteo de orina, ella sólo me apartaba el pañal a un lado para penetrarme. Lo intentamos una vez sin mis pañales, pero ella dijo que mi fuga era un distractor para ella (y un lío). Nunca hubiera pensado que iba a disfrutar algo que una vez hubiera pensado era tan extraño, pero me dio un ligero orgasmo cuando lo hace el tiempo suficiente. Creo que debo tomar lo que puedo conseguir en estos días. Yo nunca estoy caliente ya no más, pero una vez que comienzo a penetrarme con el consolador, en cierto modo me derrito, y yo no quiero que se detenga. Esto funciona bien para ella porque ella me puede penetrar cada vez que decide que quiere, y no me quejo y molesto como solía hacerlo. Gran parte del tiempo cuando estamos juntos, ella se encuentra en el sofá y me siento a sus pies y los masajeo para ella. También nos parece hablar mucho más sobre las cosas que le interesan y ella me dice lo que ella ama cuánto más nos hemos convertido como amigos ya que no estoy frustrado por lo sexual y ya soy exigente. Pero ahora viene la parte mala. Hace una semana que ella empezó a decirme que ella se preguntaba cómo se sentiría un pene real, tan grande como mi consolador dentro de ella (ella dejó de llamar mi "gran pene" y ahora se refiere a él como "el consolador"). Yo había hecho todo esto para complacerla a ella y ahora me sentía como si estuviera siendo rechazado... como si yo fuera un bicho raro. Yo sólo sabía que estaba tramando algo. Ayer, cuando llegué a casa del trabajo, me la encontré en el dormitorio con otro hombre, o supongo que sólo debería decir 'un hombre', y yo lo vi en estado de shock, ya que continuó teniendo sexo salvaje primitivo. No podía moverme ni hablar Yo estaba tan sorprendido. Todo lo que podía hacer era ver mientras las lágrimas brotaban de mis ojos. Era un tipo musculoso e incluso le colgaba entre sus piernas un pene más grande de 23 centímetros que el consolador. Mi mujer parecía estar disfrutando más de lo que alguna vez lo había hecho conmigo. Tenía los ojos abiertos, mirándolos, gemía y lloriqueaba suavemente. Ella siempre cerraba los ojos cada vez que ¡hacíamos el amor! Mientras los observaba, me imaginé a mí mismo con el espárrago viril entre mis piernas con ese pene enorme, complaciendo a mi mujer, pero la realidad de mi situación me golpeó. También le envidiaba, siendo una mujer tan bella siendo penetrada por un hombre que obviamente sabía cómo complacer a una mujer, pero de nuevo pensé en mi condición actual y mi corazón se rompió al pensar que nunca podría ser ese hombre con ese pene enorme, o una mujer sexy con un atractivo sexo. Aunque yo había empezado a parecerme a una mujer, yo no era ni un hombre ni una mujer, era un eunuco pañales de pie en mi propio dormitorio viendo a un extraño cogerse a mi hermosa esposa mientras orina salía desde mi pequeño agujero de orina entre mis piernas. Cuando terminaron el chico se dio la vuelta y me miró con una sonrisa y dijo: "¡una fantástica vagina la de tu esposa, no sabes lo que te pierdes!" y él salió de la cama, ella por su parte encendió un cigarrillo y se sentó. Mi mujer nunca dejaba de fumar en nuestra casa, por lo que incluso fue un shock. Yo estaba con el corazón roto y empecé a sollozar desconsoladamente y me cubrí la cara. Yo no sabía cómo reaccionar. Sabía que como su "marido" Debería darle una paliza o algo así, pero me sentía tan débil e intimidado por él. Me llamó a la cama y me dijo que me sentara. Ella me dio un beso apasionado y me acarició la mejilla, pasando los dedos por mi cabello mientras me quitaba mi ropa pieza por pieza, hasta que estuve vestido sólo con el mojado pañal, obviamente. Ella me dijo que me amaba y que siempre me amaría, y que la amara a ella en mi propia manera especial. "Te deseo", dijo mientras me acostaba y se sentó a horcajadas en mi cara en la forma en que con frecuencia lo hacía para que me comiera su muy húmedo sexo. "Oh babé, hazme esa cosa especial que haces", dijo. Esta vez fue muy diferente, sin embargo, el semen de su reciente encuentro sexual comenzó a correr por mi boca en cantidades que parecían galones. Tuve que tragármelo para evitar asfixiarme. Después de lo que pareció una eternidad, ella se estremeció y excreto lo que quedaba de aquel semen en ella por última vez. Cuando me senté me di cuenta que el tipo sentado en la silla se había estado masturbando mientras me miraba limpiar a mi esposa después de sus jugueteos, y ella le había estado mirando. Ella nos presentó y dijo que iba a venir a cada una gran cantidad veces de ahora en adelante, y haría a los dos felices. Cuando la miré con tristeza y preocupación, se rió y dijo: "Oh, cariño, tienes que superar la idea tonta de que eres aun un hombre y aceptar lo que realmente eres, ahora". Luego me preguntó si alguna vez me había preguntado lo que se sentiría un pene verdad dentro de mí y comenzó a decirme lo maravilloso que era, describió los sentimientos. Tuve que salir de la habitación y ordenar mis pensamientos así que vine a la computadora para escribir mi historia a todos ustedes lectores de esta página y les diré que mi vida dio ese gran giro en U, y ¡todo por una correa con un consolador! Esto realmente ayuda a escribir las cosas para solucionarlos. Chicos, no te metas en un lío como yo lo hice. Miro hacia atrás y recuerdo lo mucho que disfrutaba el hacer el amor con ella, a pesar de que tenía un pene tan pequeño. Después que empecé a usar el consolador, no me importaba que todo lo que me masturbarse después de tener sexo me gustaba tener esa satisfacción fuese como fuese. Debería haber mantenido la boca cerrada y disfrutar de lo que tenía. No siento nada sexual, y yo me pregunto qué será lo que sigue. No estoy seguro de que me gusta la dirección que esto está tomando, pero no me atrevo a dejarla porque yo sé que nunca iba a encontrar a una mujer, igual a mi esposa, quien me podía aceptar ahora en lo que me he convertido. Estoy tan confundido y me siento como un tonto. Supongo que tendré que dejar que ella haga lo que ella siente que es mejor para mí, y confiar en ella.
Tomado de aquí.

2 comentarios:

  1. amigo. Te deseo felicidad y no te atormentes. Pero tu esposa fue una egoista y aprovechada por el gran amor y respeto que tu le tienes. Ahora disfruta tu eunuquidad y a ella amala.

    ResponderEliminar
  2. amigo. Te deseo felicidad y no te atormentes. Pero tu esposa fue una egoista y aprovechada por el gran amor y respeto que tu le tienes. Ahora disfruta tu eunuquidad y a ella amala.

    ResponderEliminar