martes, 22 de marzo de 2016

Castidad matrimonial.

Cuando empezamos la castidad con mi marido, yo le pregunté cómo esperaba que me comportara. Yo no sabía nada acerca de la castidad ni nada acerca de ser una ama dominante.
Me dijo que me comportara de la manera que yo quisiera, pero que siempre tendría que negarle sus orgasmo y humillarlo con varios tipos de castigos para que esto funcionara.
Entonces le dije, "¿Quieres que yo sea una ama?" Él respondió que sí.
Él quería que me comportarse de esta manera para que hacer realidad una fantasía sexual que tenía. En ese momento yo sólo tenía 27 años y yo le respondí que yo no estaba segura de que podría llegar a ser lo que él quería, porque eso de ser un ama, definitivamente no era yo. Yo era más una muchacha que cualquier otra cosa, pero él me dijo que me ayudaría a convertirme en lo que estaba buscando para sus fantasías sexuales. Durante años, he aprendido a ser dura, pero no puedo negar que yo también lo amo profundamente como mi marido y siempre estaré dedicado a él.
Yo soy la princesa severa que él estaba soñando encontrar para cumplir sus fantasías sexuales, pero siempre voy a seguir siendo la esposa dulce que ama para otros aspectos de nuestra relación. Esto es lo que hace que nuestra relación sea equilibrada.
Tenemos exactamente lo que necesitamos para ser una joven pareja feliz ni más ni menos y tenemos un montón de otras actividades de diversión juntos.
A pesar de que le amo, un castigo mío es que se vea obligados a ser una sissy es un juego entre él y yo.  Sólo lo hago a veces cuando le obligo a ser una criada en la intimidad del hogar. Es su gran fetiche y la mayor humillación para él, él se convierte en un personaje, como un juego de rol y me gusta tenerlo así.
Variamos mucho las activades para evitar la rutina. Él siempre debe permanecer casto y puro así que no puede obtener ningún placer sexual en absoluto cuando él lleva alguno de sus varios uniformes. Bien por él, pero yo no le guardo así para casí siempre ... ;-). Sólo en ocasiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada