jueves, 24 de marzo de 2016

Los orgasmos femeninos como meta

Para muchos hombres y algunas mujeres, el orgasmo femenino se ha convertido en un objetivo a conseguir con cada encuentro sexual.
Dar tanta importancia al orgasmo como una meta hace que ante cualquier dificultad al respecto la no consecución de este sea vivido como un fracaso y provoque cierto malestar, que llegar a afectar a toda la sexualidad y a la relación de pareja.
Por ello, son muchas las mujeres que fingen o han fingido orgasmos para evitar problemas en la relación
Muchas de estas dificultades son ocasionadas por una serie de ideas o mitos –erróneos- que se suelen comparar con la experiencia propia para concluir que nuestra sexualidad “no es normal” o que algo no funciona si ella no se corre .
Conviene recordar que:
* “La mujer tiene varios tipos de orgasmos”. Esta afirmación no es precisa a pesar del post del otro día. El orgasmo tanto en hombres como en mujeres se da a nivel cerebral, y se pueden tener orgasmos en sueños eróticos, fantasías. No debe confundirse con la vía por la cual se alcanza el orgasmo. Cada persona tiene vías de estimulación por las que le resulta más fácil llegar al orgasmo, pero eso no hace que sean diferentes tipos de orgasmo.
* “Durante la penetración ella debe tener orgasmos”. Se calcula que menos del 20% de las mujeres pueden tener orgasmos en la penetración, a menos que estimulen -a la vez- otras vías eróticas o que la postura sexual permita bastante roce con el clítoris. Por lo tanto, la “rara” no es quien no puede tener orgasmos durante la penetración.
* “Toda mujer es multiorgásmica”. Cada persona tiene una respuesta sexual diferente y no todas las mujeres después de un orgasmo pueden tener otro. Existen diferentes tipos de respuesta sexual, mujeres que no tienen orgasmo y disfrutan de la relación sexual, mujeres que pueden tener varios orgasmos pero de baja intensidad, mujeres que sólo pueden tener un sólo orgasmo, pueden tener varios orgasmos de mayor intensidad... Hay tantos modelos como respuestas sexuales.
* “El orgasmo perfecto es el simultáneo con la pareja”. Intentar conseguir un orgasmo simultáneo es posible pero muy difícil, ya que cada persona tiene su ciclo de respuesta y el hecho de intentar controlar la sexualidad la bloquea. Por lo tanto, es conveniente pensar que se trata de una experiencia o una casualidad que, si pasa, está muy bien y sino, también. Si nos esforzamos en que sea así, no veremos disfrutar a nuestra pareja y la dificultad para seguir el ritmo puede cortar el proceso a alguno de los dos miembros de la pareja.
 * “La mujer que no tiene orgasmos es frígida”. Una mujer sin orgasmos puede disfrutar mucho de las relaciones sexuales y tener un deseo sexual totalmente normal. Cuando el orgasmo se convierte en el objetivo de la relación sexual, sin querer estamos bloqueando nuestras acciones naturales y trabajamos para conseguir ese objetivo distrayendo atención a la pareja. La excitación es el resultado de un proceso que necesita concentración, atención en las sensaciones, mente en blanco, una buena estimulación... Si estamos pensando en que hacer para que se corra, analizando que hacemos mal, vigilando, este proceso queda bloqueado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada