jueves, 17 de marzo de 2016

Continuación del juego de la moneda



Tomado de only she cums

07 Marzo Mi marido llegó a casa del trabajo excitado por ganarse una tirada a cara o cruz, y su entusiasmo me puso en un estado de ánimo favorable que le iba a permitir ganar uno. Él no quería perder tiempo y al entrar por la puerta ya intentaba bajar mis pantalones y "saludarme", pero yo quería vestirlo adecuadamente antes de nada. Con esto quiero decir que le puse el cinturón de castidad antes de nada. Tenía el pene muy

erecto y excitado, por lo que para ponerlo tuve que tener paciencia y estuve un rato ejerciendo una presión constante. Así siempre se consegue el bloqueo, en la lucha del pene contra la jaula, pero no hay que ir con prisas. 

Esto le hizo gemir de deseo de ponerse a trabajar, desde el mismo momento en que su erección quedó encerrada en su lugar. Sólo entonces dejé que me comiera. 

Soy feliz de tener esta rutina que acordamos para este año. Me gusta disfrutar de él y tenerlo besándome entre los muslos cada día a llegar a casa. Fué delicioso, y me corrí, lo que le valió una tirada de moneda al aire. Le sugerí que tomáramos la cena primero, y un beso fue su respuesta, y así lo hice. Entonces pensé que había sido buena idea este juego sexual. Al tenerlo así, caliente, me habla siempre con dulzura y manifiesta lo mucho que desea penetrarme. Así que sólo le acaricié un poco hasta tenerlo cerca del borde, sin sacarlo de la jaula. Yo sé que él se moría porqué yo simplemente tirara la moneda. Su alegría está a mi capricho y control. Él sólo pacientemente disfrutó de la excitación, a sabiendas de tal vez se iba a corre esa misma noche. El líquido preseminal estaba fluyendo, y la hora acordada llegó, por lo que tiré su moneda. Fue cruz. Le pregunté si estaba decepcionado, y él me miraba a los ojos jadeante de deseo no correspondido por un momento, y luego se fue abajo en mí de nuevo. Sí. Ganó otra tirada de moneda. Nuevamente cruz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario