miércoles, 9 de marzo de 2016

Testimonio. Matrimonio femdom.

Desde el principio mi mujer y yo iniciamos una relación digamos descompensada . Ella tendía más a la promiscuidad y yo a la castidad . Ella es dominante y yo sumiso . Yo sabía que me ponía los cuernos a escondidas y a mi no me importaba , al contrario me daba morbo . Vimos que nuestra relación había evolucionado a una situación de    hotwife-cuckold , promiscua-casto y  sado-maso . Lo debatimos largamente y asumimos cada uno nuestros roles . Ella tiene libertad para relacionarse con cualquier hombre , mientras yo me mantengo fiel y casto para ella . Para asegurar mi castidad y fidelidad  he aceptado libremente llevar permanentemente un cinturón de castidad metálico  como el de la imagen adjunta . Ella me lo quita cuando quiere tener sexo conmigo , solo un día a la semana . Los dos estamos felices de este modo .   

No hay comentarios:

Publicar un comentario