domingo, 6 de marzo de 2016

DIA DE COMPRAS DE A.

Hoy sábado, mi día de descanso después de una semana de mucho trabajo, me encuentro en un almacén de lencería tratando de comprar algo de ropa interior femenina. A mi lado se encuentran varías mujeres, me intimido un poco y me pongo nervioso, aparte porque estoy encerrado en una jaula de castidad que me hace recordar que ya mis erecciones tienen dueño, trato de estar tranquilo y pienso en algo para no levantar sospechas, escojo dos conjuntos de bragas y sujetador que espero sean de mi talla y me armo de valor para pedirle a una chica que está a mi lado que escoja cual de los dos conjuntos le gustaría que su novio le regalara, cero que he salido bien y compro el que aquella desconocida ha escogido sin pensarlo para mí, mi jaula hace muy bien su trabajo evitando que mi orgullo masculino, cuyas funciones ya no me pertenecen, logre una erección.

Primera parte completada, deberé seguir con mis compras, algo un poco más complicado, medias y una falda, también una blusa, las busco en almacenes diferentes,  aunque en un par de ellos no logro pasar inadvertido puesto que algunas personas al ver lo que estaba comprando se miraron sonriendo, pasé una gran vergüenza, pero debía completar las compras si quería tener la clave del candado de mi jaula de castidad y recibir el regalo que consistía en participar con los números de la lotería para poder tener un alivio a mi castidad, puesto que hace ya casi un mes ingresé al programa de control de castidad, ya que después de mi divorcio unos 3 meses atrás, me masturbaba 3 ó 4 veces por semana. Algún día buscando en la web algún relato sobre un tema que me pone a cien como lo es la castidad masculina y los cinturones de castidad, encontré algo que me llamó la atención y sin pensarlo presenté la prueba siendo admitido en el programa de control de castidad. Tengo un CB6000s, que había encargado por Internet antes de separarme de mi esposa, ya que nos gustaban estos juegos, aunque más a mí que a ella, desafortunadamente cuando llegó ya no estaba ella. 

Es muy excitante saber que mis erecciones y mis orgasmos ya no me pertenecen, obedezco las órdenes que recibo de alguien desconocido que me prohíbe tocarme y tener algún tipo de satisfacción, pero a la vez mantiene mi libido al cien. 

Hoy sigo con mi pene encerrado puesto que la lotería decidió en su último sorteo que debería esperar un par de semanas para poder participar de nuevo y para ello debería comprar todas las prendas que compré el día de hoy, con las cuales deberé enviar una foto vistiéndolas para publicar en el blog.

Esta es mi historia, y espero poder continuar en el programa de control de castidad por mucho tiempo, y seguir narrando todo lo que pase de ahora en adelante incluso si encuentro a alguien con quien rehacer mi vida sentimental.
La foto como pidió Ama_Sucubo en comentarios.

6 comentarios:

  1. Y las fotos usando esas prendas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, hace un momento las envié al blog. Gracias.

      Eliminar
    2. Hola, hace un momento las envié al blog. Gracias.

      Eliminar
    3. Las acabo de enviar. Gracias

      Eliminar